•   Estelí y Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos personas ahogadas, en momentos y circunstancias diferentes, hubo este quince de mayo en Estelí, donde llovió tarde y noche, lo que provocó el desbordamiento de varios cauces.

Uno de los fallecidos fue Ubencio Sánchez, de 38 años, quien se desempeñaba como guarda de seguridad en una zona residencial en el noreste de la ciudad. La víctima cayó en una especie de poza que estaba llena de agua, y se ahogó.

En ese sector, una empresa ejecuta un proyecto de construcción de edificios, por lo que había varias excavaciones que se llenaron de agua.

El ingeniero Ronald Blandón, a cargo de la obra, destacó que las excavaciones son para las bases o cimientos de los edificios que construirán.

Lo extraño es que el área de peligro está señalizada con cintas de seguridad, y el guarda tenía varias semanas de laborar en el lugar y conocía las características del terreno.

Aparentemente antes de la tragedia hubo un apagón, y aunque la constructora tiene una planta generadora de energía eléctrica, no iluminaba todo y probablemente en lo oscuro el vigilante se desorientó.

Sin signos vitales

Herlys Hernández, oficial de turno de la Cruz Roja, señaló que cuando llegaron al lugar del accidente, el vigilante ya no tenía signos vitales.

Por otro lado, José Adrián Ráudez Pérez, de 47 años, fue arrastrado por la corriente en un cauce del noreste de la ciudad de Estelí, el martes a las siete de la noche, tras caer accidentalmente con todo y la bicicleta que conducía.

El cuerpo fue encontrado la mañana de este miércoles, cauce abajo, en medio de un remanso de madera y basura, confirmó el subcomandante José Ramón Montano Blandón, jefe de la Dirección General de Bomberos de Estelí.

El fallecido habitaba en uno de los barrios ubicados en la zona centro-este de la ciudad y deja en la orfandad a tres menores de edad.

Expira en presa Santa Bárbara

Por otro lado, en Matagalpa, la fuerza de la descarga de un rayo lanzó a un pescador a la presa Santa Bárbara, donde pereció ahogado a las 5:30 pm, del martes.

La víctima se llamaba Marvin Antonio Matamoros, de 33 años, quien antes de la tragedia se encontraba pescando en la presa. Se paró sobre un tubo, cuando el rayo cayó la onda expansiva lo lanzó al agua. Eliazar Alberto Matamoros y Raúl Armas se lanzaron al agua para tratar de rescatarlo, pero no pudieron.

En Matagalpa, el sector del Río Viejo, en el municipio de Sébaco, el domingo pasado perdió la vida Santos Pablo Aráuz Hurtado, de 62 años, cuando montado en su caballo trató de cruzar el torrente, según dijeron sus vecinos y familiares.

La forense Madeling Valdivia señaló que la víctima expiró por sumersión, descartando así que haya habido mano criminal. Los familiares del infortunado señalaron que él no sabía nadar.