•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un peatón fue atropellado por una moto-taxi y luego “rematado” por un vehículo que se dio a la fuga. La víctima falleció 28 horas después, sin que hasta el momento haya algún detenido por su muerte.

Los familiares de Juan Carlos Rodríguez, de 37 años, sospecharon que algo andaba mal cuando este faltó a su trabajo.

Nadie sabía de su paradero, y luego de preguntar en diferentes instituciones lo encontraron dos días después en la morgue del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde falleció por trauma craneoencefálico.

El accidente aparentemente sucedió a las 8:30 pm del domingo 27 de mayo, de la farmacia San Benito siete cuadras al sur, en la Zona Uno de Ciudad Sandino, dos cuadras antes de llegar al destino de Rodríguez.

“Él (Rodríguez) iba caminando sobre la vía, se dirigía a cuidar una vivienda a dos cuadras de donde lo atropellaron. Los testigos dicen que primero lo atropelló una moto-taxi que lo dejó tendido, luego le pasó encima un carro, cuyo conductor también lo abandonó. La gente nos dio las características del vehículo, que no las revelaremos para que no se dé a la fuga nuevamente”, dijo Sandra Martínez, de 40 años, cuñada de la víctima.

Negligencia

Las autoridades del Distrito Diez de Policía, tienen reportado el caso como un incidente, pero ayer los agentes de Tránsito de esa Delegación levantaban las pesquisas en el centro asistencial y en el Instituto de Medicina Legal.

“Queremos que se haga justicia, porque él (Rodríguez) era una persona sana, que no se metía con nadie. Consideramos que la Policía está actuando negligentemente, porque ni el croquis del accidente hizo, cómo va hacer posible que el caso esté como incidente y no como delito, él ahora está muerto, y ¿nadie va a pagar por ese homicidio?”, se preguntaba Lourdes Mendoza, de 46 años, tía de la víctima.

Los familiares de Rodríguez admiten que este iba con sus tragos, “pero no iba borracho, además no merecía morir de esa manera”, agregó Mendoza.

La víctima era el mayor de seis hermanos, no tenía hijos y sus restos descansarán en el cementerio de Ciudad Sandino.