•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Evertz Yuxlevant circulaba en las inmediaciones del Mercado “Iván Montenegro”, cuando observó que en un carretón de caballo llevaban piezas de un vehículo gris similar al que le habían robado el pasado 31 de mayo.

Detuvo a José Victoriano García, de 60 años, conductor del carretón, examinó la “chatarra” y observó que eran partes de la cajuela de su vehículo, un Toyota Corolla gris, en el cual había adaptado un par de parlantes.

García y su hijo Luis Manuel García Obregón, de 24 años, tuvieron que acompañar a Yuxlevant al Distrito VII de Policía para aclarar las cosas.

“Yo únicamente me gano la vida vendiendo chatarra, acarreando basura, limpiando patios, pero no sé si ese carro era robado, yo pagué 450 córdobas en un taller de enderezado y pintura por esa chatarra”, dijo resignado García, quien permanecía en las afueras de la Séptima Delegación policial.

“A mí me asustaron, porque me dicen que el carro es robado, y como no tengo nada que esconder, le vine a enseñar el taller a la Policía y al muchacho (Yuxlevant). Nosotros nos ganamos la vida recolectando y vendiendo chatarra”, dijo asustado García Obregón.

Allanan taller

Peritos e investigadores del Distrito VII de Policía se hicieron presentes al taller ubicado en el barrio El Edén, de donde fue el cine Rex una cuadra al oeste y 25 varas al sur, propiedad de Otto Mejía.

“Aquí no hay nada de vehículos robados, esto es una equivocación, tenemos documentación legal y la presentaremos cuando llegue el abogado”, manifestó Mejía.

“Este es mi vehículo, ahí están los rines que estaban nuevos, el tapizado, el chasis, el motor, todo está aquí, no hay duda. La placa se la cambiaron, porque tiene una de Rivas”, insistió Yuxlevant al ver las partes de su carro.

Las autoridades trasladaron a la Estación policial a Mejía, y también se llevaron las piezas que quedaron del vehículo de Yuxlevant.