•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Noel Esteban García González, de 22 años, acusado de haber asesinado a la empleada doméstica Janeth Isabel Treminio Ruiz, de 30, el pasado 30 de mayo, será valorado por un psiquiatra forense del Instituto de Medicina Legal, porque su abogado defensor alegó que la familia del reo tiene antecedentes de enfermedades mentales.

“Mi defendido me ha informado que escucha voces de niños y personas adultas que le dan órdenes, por tal motivo, señor juez, solicito que sea valorado psíquicamente para que se defina si el trastorno es transitorio o permanente, porque la familia tiene antecedentes de esquizofrenia”, manifestó el abogado Esteban Aguiluz Castellón.

El juez Abelardo Alvir Ramos, titular del Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, respondió positivamente a la solicitud y remitió la causa a juicio oral y público, además le mantuvo la prisión preventiva al imputado.

García González, quien era vigilante y jardinero en la vivienda de Carlos Adolfo Lugo --en el kilómetro 14 Carretera Sur, donde ocurrió el crimen--, también está acusado por robo agravado en perjuicio de su patrón, porque según la acusación tomó dos laptops y joyas de oro con diamantes, las que luego abandonó en un cauce cercano a la quinta, para simular el robo.

Testigo clave

Entre los testigos que el Ministerio Público propuso para ir a juicio oral está un vigilante que cuidaba la propiedad ubicada frente a la de Lugo.

“El testigo refiere que a eso de las 10:20 pm escuchó dos fuertes gritos de una mujer, corrió a acercarse al portón de la vivienda (vecina) y no logró entrar, porque este es a control remoto, pero observó que los dos perros de raza estaban tranquilos. A eso de la 1:00 am apareció el acusado en ropa interior y en chinelas, aduciendo que le habían robado y golpeado, pero no lo notó lesionado”, manifestó la fiscal auxiliar María de los Ángeles Mendoza, durante la audiencia inicial.

En la misma sala donde se celebró la audiencia estuvo presente Miriam Obando Orozco, madre de la víctima, pero no pidió la palabra. La acompañaban miembros de la Red de Mujeres contra la Violencia.