•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A Enoc Moreno González no le importó lanzarse a un cauce lleno de lodo y basura, y poner en peligro su vida, con tal de evadir a la Policía y a los moradores de la zona centro-este de la ciudad de Estelí, que lo perseguían, porque supuestamente había intentado violar a una dama.

Pobladores del barrio “José Santos Zelaya”, explicaron que escucharon los gritos de auxilio de la mujer, por lo que intervinieron para evitar que Moreno cometiera el abuso.

El rescate de Moreno duró cuatro horas y media, acción en la que participaron miembros del Cuerpo de Bomberos y de la Cruz Roja.

Lo que no dijo Moreno, pero sí las autoridades, es que después que lo sacaron del cauce se escondió en el patio de una casa vecina y subió a un árbol para que no lo miraran, pero como empezó a llover los rescatistas decidieron abandonar la búsqueda.

Sin embargo, los agentes de la Policía se quedaron escondidos para vigilarlo. Cuando el sospechoso creyó que estaba a salvo salió de su escondite y de inmediato los uniformados lo detuvieron.

Moreno, de 28 años de edad, es originario de la comunidad San Pedro, y manifestó ante los periodistas que en ningún momento quiso abusar sexualmente de la muchacha.

Plenamente identificado

Explicó que se lanzó al cauce, porque lo perseguían por supuestamente haber entrado sin permiso a una propiedad.

Pero la víctima lo desmintió al presentarse a la Policía a interponer la denuncia. Dijo que regresaba a su casa después de hacer unas diligencias familiares, luego el sujeto la interceptó, la golpeó, pero ella frustró la agresión sexual propinándole varios “pencazos” con el paraguas que andaba, mientras gritaba pidiendo ayuda.

El sospechoso juró hasta con los dedos de los pies que no ha cometido el intento de violación, pero la muchacha lo reconoció plenamente.

Moreno González fue remitido a la orden del Ministerio Público, entidad que determinó que existen suficientes pruebas indiciarias para ejercer la acción penal en su contra, informó la vocera de la Policía esteliana, Yessenia Herrera.

La afectada está recibiendo atención psicológica y asesoría jurídica por parte de especialistas de la Comisaría de la Mujer y la Niñez.