•  |
  •  |
  • END

Magda Elena Urbina, de 32 años, logró sobrevivir milagrosamente a las cinco estocadas que le propinó su marido, Daniel Guerrero, de 43, quien luego intentó suicidarse en una celda policial donde fue confinado.

Guerrero trató de quitarse la vida ahorcándose con su camisa cuando estaba preso en la Estación Dos de Policía, donde fue llevado inicialmente.

Por el intento de ahorcamiento, Guerrero fue trasladado de emergencia al mismo hospital donde minutos antes ingresó gravemente herida su esposa.

Durante su estadía de varias horas en el centro asistencial, Guerrero permaneció bajo vigilancia policial, semidesnudo y atado con una tira a una silla de ruedas, para evitar que lograra su propósito de suicidarse o bien se escapara.

Bernarda Isabel Urbina, hermana de la víctima, dijo que la agresión fue ejecutada por su cuñado en presencia de los dos hijos menores del matrimonio.

Magda Urbina, quien aún convalece en el Hospital “Lenín Fonseca”, recibió una estocada en el abdomen, una debajo del seno derecho, otra en el costado del mismo lado y dos más cerca de la columna.

Citando el testimonio de su hermana, Bernarda Isabel dijo que Guerrero le asestó la primera herida a Magda Elena cuando ella estaba en el baño. La mujer no pudo defenderse y recibió las demás estocadas.

Guerrero, al ver a la madre de sus hijos que se desangraba rapidamente, la trasladó en su camioneta al Hospital “Lenín Fonseca”, donde aparentemente pensaba dejarla abandonada, pero esto le fue impedido por un policía.

El hombre, de oficio carpintero, atacó a su esposa porque hace dos meses estuvo preso en la Estación Tres, por haberla golpeado en el rostro.

Éste fue un episodio más de violencia intrafamiliar que bien pudo finalizar con un parricidio y un suicidio, como se ven tantos cada año en nuestro país, sin embargo distintas circunstancias lo frustraron.