Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

“Amigo” lo agrede luego de compartir tragos
Yelba Tablada / VILLA SANDINO, CHONTALES
Con un machetazo en la espalda ingresó a la Sala de Emergencia del Hospital Asunción, de Juigalpa, Socorro Ruiz Quintanilla, de 48 años, al ser atacado supuestamente por su amigo de tragos, Noel López Huete, de 30 años.

El hecho se registró en la comunidad de Rancho Alegre, en Villa Sandino, cuando los dos amigos, hasta ese momento, se encontraron y después del saludo acordaron irse a tomar unos tragos de “guaro pelón”. Ruiz Quintanilla y López Huete comenzaron a beber licor como condenados y al llegar a la cuarta botella, por un asunto desconocido, entablaron una acalorada discusión y enseguida se golpearon. Al parecer, Socorro no soportó la lluvia de golpes y decidió darse a la fuga. Sin embargo, Noel, armado de un machete, le dio persecución y a unos 20 metros del expendio de licor lo alcanzó y sin piedad le asestó el filazo a “Coco”, como es conocido el afectado, entre el asombro de los lugareños. Ruiz Quintanilla cayó a la orilla de la carretera y los testigos de la agresión, en un camioncito lechero, lo trasladaron de urgencia al Centro de Salud de Villa Sandino, pero al ser valorado por los galenos de turno inmediatamente lo remitieron al Hospital Asunción. Familiares del lesionado se presentaron a la Estación de Policía de Villa Sandino e interpusieron formal denuncia. Una guardia operativa se trasladó a la escena de la agresión, pero no logró capturar a Noel López Huete.

Asaltan a comerciantes
José María Centeno / EL RAMA
Cuatro individuos armados con un fusil Ak y tres revólveres asaltaron al comerciante Justiniano Cuesta Jalima, de 54 años, quien en compañía de tres comerciantes más se movilizaba de la ciudad de Masaya al poblado de Wapí, puerto de montaña en el área rural situado a 40 kilómetros al norte de la ciudad de El Rama. Cuando habían viajado una media hora sobre la carretera de El Rama a Wapí, y al subir una cuesta, fueron interceptados por los cuatro individuos encapuchados y fuertemente armados, quienes le hicieron dos disparos para obligarles a parar la marcha del vehículo en que éstos viajaban, un camión Mitsubishi, blanco, con placas en trámite. Una vez que el camión se detuvo, encañonaron a los comerciantes, los obligaron a tirarse al suelo bajo amenaza de matarlos si hacían algún movimiento sospechoso. Al señor Justiniano Cuesta le encontraron 180 mil córdobas, dinero que disponía para la compra de cerdos en Wapí. Los maleantes también robaron prendas de oro, relojes y celulares a cada una de las víctimas. Una vez que lograron el objetivo se dieron a la fuga, dejando en el suelo a los asaltados. Cuando se percataron de que los asaltantes iban lejos, los afectados se levantaron y en cuanto apareció otro vehículo pidieron ayuda y comunicaron lo sucedido a la Policía Nacional de El Rama.