•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después que aparentemente se durmiera algunos segundos --debido al cansancio-- mientras manejaba, el hondureño-nicaragüense Donald José Bonilla Canales, quien viajaba en una camioneta, se precipitó en un abismo de aproximadamente 50 metros de profundidad, salvándose milagrosamente.

El accidente ocurrió la tarde del lunes en el sector conocido como El Japón, en el kilómetro 132 de la Carretera Panamericana que une Estelí con La Trinidad.

Bonilla, de 72 años, quien viajaba de norte a sur, venía de Honduras y se dirigía hacia Managua en una camioneta roja, doble cabina recién comprada, placa BK 9175, cuando ocurrió el accidente.

Posteriormente, una grúa sacó el vehículo y lo trasladó a un taller de Estelí, porque estaba destruido. Mientras tanto, Bonilla fue trasladado al Hospital Regional San Juan de Dios de Dios de Estelí por una ambulancia de la Dirección General de Bomberos.

Estruendo y caída

Según el teniente Sergio Montoya, Bonilla presentaba un trauma severo en la caja torácica. También sufrió afectaciones en las costillas y golpes, pero estaba consciente.

Hasta el lugar del accidente llegaron socorristas de la Cruz Roja esteliana, miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos y un equipo de médicos y enfermeras de la delegación del Ministerio de Salud de La Trinidad.

Peritos de la Policía de Estelí, señalaron que Bonilla se salió de la vía unos 30 metros antes de irse al precipicio.

Pobladores de la comunidad El Japón, entre ellos Simeón Fletes Mairena, dijeron que escucharon el estruendo cuando la camioneta se estrelló contra un árbol de guásimo y luego cayó al abismo.