•  |
  •  |
  • END

Una semana después del hallazgo del cadáver semiquemado y humeante en un camino rural de la comunidad de San Juan de la Plywood, jurisdicción de Tipitapa, las investigaciones policiales apuntan a que el móvil del salvaje crimen fue la venganza.

A diferencia de otros crímenes atroces que han captado la atención pública, cuyos móviles han sido pasionales, el robo, deudas, vendettas familiares o tenencia de propiedad; éste tiene una razón novedosa para las autoridades.

De acuerdo al resultado de las investigaciones, la “pasada de cuentas”, como también se le conoce popularmente a las venganzas, fue por razones laborales.

Descubiertos en ilícito
Según información extraoficial, el crimen que tiene horrorizada a la familia del ingeniero López y consternados a quienes lo conocieron, fue ejecutado por ex trabajadores de Enatrel, en venganza porque fueron despedidos el año pasado, al ser descubiertos robando material y equipos.

Distintas fuentes consultadas por EL NUEVO DIARIO dijeron que los autores del crimen se vengaron del ingeniero Moreira porque supuestamente fue él quien ordenó el año pasado el despido de cinco trabajadores y un funcionario intermedio.

Un dirigente sindical de esa empresa dijo que los cinco trabajadores y el funcionario intermedio fueron separados de sus cargos en aquel entonces, porque presuntamente estaban robando equipos y materiales a Enatrel.

“El año pasado hubo seis corridos porque estaban robando a la empresa, pero no le podría decir si fue el ingeniero Carlos Moreira quien los descubrió”, dijo el dirigente sindical, quien pidió no fuera revelada su identidad.

Eran conocidos
Otro trabajador del sector energético, quien conoció al ingeniero Carlos Moreira, dijo que probablemente el día del crimen, éste les dio raid a sus victimarios en el entendido de que los conocía.

Sólo de esta manera es que los criminales hubieran podido tener el control de la camioneta asignada a Moreira, la que fue encontrada por la Policía el pasado lunes, en un autolavado en el barrio San Judas.

Esta hipótesis también explica por qué los vigilantes de Enatrel, cuyas oficinas principales quedan donde fue ENEL Central, los dejaron ingresar a sacar un camión con sólo haber dicho que llegaban de parte del ingeniero Carlos Moreira, quien ostentaba un alto cargo en esa empresa estatal.

Uno de los dos hombres que llegó la noche del viernes a la empresa Enatrel, en la camioneta asignada a la víctima, tuvo problemas para sacar el camión volquete, porque aparentemente se trata de un chofer poco diestro en el oficio, según información recaba por las autoridades.

El camión fue encontrado por la Policía cuatro días después en el estacionamiento de una gasolinera, donde un sujeto lo dejó abandonado la mañana del sábado.

Escondido en otro sitio
Una de las hipótesis que maneja la Policía del por qué al menos dos de los asesinos llegaron a sacar el camión de Enatrel, era para hacer creer a las autoridades que la víctima “andaba por malos pasos”.

Sin embargo, existe la sospecha de que fue en el camión volquete donde fue transportado el cadáver del ingeniero Carlos Moreira hasta el sitio donde se produjo el hallazgo del cadáver, la mañana del sábado 23 de agosto.

En el lugar donde fue descubierto el cadáver humeante la Policía encontró huellas de llantas correspondientes a un vehículo pesado, pero sin establecerse si corresponden al camión.

De resultar cierta esta última hipótesis, es probable que los victimarios escondieran temporalmente el cadáver en un lugar que todavía no han dado a conocer las autoridades.w

Familia horrorizada
En la casa del asesinado funcionario de Enatrel, una semana después del crimen, sus familiares viven momentos de tensión y les aterroriza la idea que los criminales todavía anden sueltos.

“Estamos llenos de temor”, dijo escuetamente la esposa del ingeniero Carlos Moreira, quien junto a otros miembros de su familia salió al encuentro de un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO.

El pánico que envuelve a esta familia, que vive en la periferia de León, de donde era originario el esforzado profesional, hace que ni siquiera acepten hablar de quien fue su ser querido.

Amigos y conocidos de la familia Moreira López revelaron que la familia de éste vive momentos de angustia desde el sábado 23 de agosto, cuando vieron las imágenes del cadáver en el Canal 10.

Una fuente vinculada a la familia doliente reveló que la esposa de la víctima, al ver las imágenes en la televisión, exclamó. “¡Ése no es Carlos!”, pero luego rompió en llanto.

El viernes 22 de agosto, último día en que fue visto con vida el ingeniero Moreira, él pidió permiso para salir temprano de su trabajo en Managua con el propósito de visitar a su anciana madre en León, quien tuvo una recaída en el estado de salud.

Sin embargo, esa visita no pudo ser, porque aparentemente fue interceptado por sus victimarios antes de salir de Managua, ya que ni siquiera pasó llevando a su hijo del mismo nombre, quien lo esperaba en la entrada a Ciudad Sandino para viajar juntos a la Ciudad Metropolitana.

Martha Moreira, hermana menor del valioso profesional, atribuye el crimen de su consanguíneo al progresivo aumento de la inseguridad en la capital.

Para Martha Moreira el móvil del horrendo crimen del que fue víctima su hermano es el robo, porque no ha aparecido la computadora portátil que andaba en la camioneta.

“Nosotros nunca hemos andado por malos pasos, porque somos una familia que se ha superado con esfuerzo propio”, agregó la hermana de la víctima.

Carlos Moreira López, padre de cuatro hijos, de los cuales tres son profesionales, es recordado por familiares, amigos y por algunos que fueron sus subalternos, como un profesional íntegro y un hombre de hogar.

Antes de graduarse como ingeniero e ingresar a la otra Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, Moreira trabajó como contador en distintas entidades bancarias en su natal León, donde ahora descansan sus restos mortales.

Por eso, quienes lo conocieron no se explican por qué tuvo una muerte tan horrenda, que pareciera estar destinada para quienes andan por sendas tortuosas.

Al cierre de esta edición se informó extraoficialmente que la Policía detuvo a dos sospechosos de haber participado en el atroz asesinato.