•  |
  •  |
  • END

Dos jóvenes murieron tiroteados la madrugada del sábado en distintos puntos de Managua, y coincidentemente sus victimarios los hicieron sus blancos desde vehículos en marcha, según confirmaron las autoridades policiales y familiares de las víctimas.

El primero en morir bajo el fuego de las balas fue Ronald Sánchez Vallecillo, de 21 años, quien recibió un impacto de bala en el tórax cuando estaba de la sucursal de Correos de de Nicaragua, en el barrio Monseñor Lezcano, una cuadra al este.

El hecho sangriento se produjo en los primeros minutos de la madrugada del sábado, y Sánchez, quien deja en la orfandad a dos niños, se rindió ante la muerte cuando era trasladado en una ambulancia al Hospital “Lenín Fonseca”.

También una adolescente herida
En el mismo sitio fue herida de bala una adolescente de 16 años, quien fue alcanzada por otro proyectil cuando salió de su casa para auxiliar a Sánchez.

Un tío de la víctima dijo que los disparos fueron hechos por tres sujetos que viajaba en un carro blanco, sin placas, y que se suponen son miembros de las pandillas “Los Piñas” y “Los Capetos”, que tienen su centro de operaciones por el sector de la Aceitera Corona.

Hace un año, a sólo dos cuadras al oeste de donde mataron a Sánchez, fue ultimado en iguales circunstancias Luis Leonel Fletes Martínez, amigo del ahora occiso y cuyo crimen sigue en la impunidad, según denunciaron sus familiares.

Otra venganza
En el otro extremo de Managua, cerca del puente a desnivel de Portezuelo, fue aniquilado de cuatro impactos de bala el joven Luis Miguel Obando, de 22 años.

Obando, quien tenía el mismo nombre del cantante mexicano Luis Miguel, fue asesinado por dos tipos quienes le dispararon desde una motocicleta en lo que parece ser otro “ajuste de cuentas”.

La muerte sorprendió a Obando violando el arresto domiciliar que se supone estaba obligado a guardar en su casa, en el barrio La Primavera, porque era procesado en los Juzgados de Managua por la presunta autoría del crimen de un primo, hace más de un mes, en el barrio Santa Clara.