•   Jalapa, Nueva Segovia, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De siete plomazos, casi todos en el tórax, fue ultimado Conrado Flores Maradiaga, de 44 años, a eso de las 10 de la noche del recién pasado sábado, cuando regresaba a su casa en la comarca Champigny, a bordo de su motocicleta.

Al menos 13 disparos le hicieron desde otra motocicleta, que raudamente le dio alcance, y donde viajaban dos sujetos desconocidos. El cuerpo acribillado y sin vida de Flores Maradiaga quedó tirado con el vehículo en la vía adoquinada que conduce hacia Teotecacinte.

La viuda, Nicolasa del Carmen Martínez, dijo a END que la última vez que vio a su esposo fue a eso de las 4 de la tarde, cuando salió con rumbo a la ciudad.

“No sé nada. No sé quiénes lo mataron, ni sé por qué”, señaló. El ahora occiso trabajaba como aserrador.

Murió a garrotazos

En otro caso y casi de manera simultánea, a la misma hora, en la populosa comarca Champingny, siempre sobre la vía pavimentada, tres sujetos atacaron a Yáder Dávila Pérez Castellón, de 26 años. Dos de los individuos le dieron de garrotazos, y uno con un tubo metálico,

El cadaver de Yader fue llevado a la casa de su mamá María Melba Castellón Rivera, donde minutos después expiró. Según el pastor Enoc Pérez Castellón, su hermano se dirigía a una vigilia evangélica cuando fue interceptado por sus victimarios.

El comisionado Amadeo Sáenz, jefe policial en Jalapa, dijo que todavía no han detenido a nadie.