•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un bebé de apenas 22 días de nacido falleció a causa de un fuerte purgante que le suministró su madre, María Isabel López, de 29 años.

Una funcionaria del área de neonatología del Hospital Amistad Japón-Nicaragua, en la ciudad de Granada, que prefirió el anonimato, manifestó que --aparentemente-- la muchacha quería aliviar al tierno, ya que estaba padeciendo de problemas en el estómago y lloraba mucho.

Una costumbre en la zona rural

“Cuando un miembro de la familia tiene problemas estomacales, la gente de la zona rural acostumbra a recetar esos purgantes, poniendo en riesgo la vida de la persona, como sucedió con este niño”, dijo.

El lamentable hecho ocurrió el recién pasado sábado, en el kilómetro 37 y medio de la carretera Granada- Masaya, en el sector conocido como Los Chilamates.

La mortal bebida laxante estaba compuesta de Leche de Magnesia, aceite fino, aceite Castor y limón.

Aún no tenía nombre

La muerte del recién nacido, que aun no tenía nombre, no fue reportada ante la delegación de la Policía Nacional en Granada, según confirmó ayer la subinspectora, Adilia Rivas, Directora de la Secretaría Ejecutiva.

“A veces los médicos del Hospital fallan en no notificar a la Policía Nacional cuando ocurren estos casos. Son hechos relevantes que deberían informarnos para que procedamos con la investigación. De todas formas, vamos coordinarnos con la Comisaría de la Mujer y Niñez para tomar cartas en el asunto”, aseguró la jefa policial.

Según los especialistas, es recomendable, antes de dar cualquier tratamiento a un bebé, que los padres lleven a sus hijos con el pediatra, y nunca proporcionarles medicamentos autorrecetados, ni remedios caseros, por el peligro y por las implicaciones que representan para su salud.

Un niño debe desparasitarse a partir del año y medio o dos años en adelante. Para esto es necesario que el médico indique con qué medicamento hacerlo, cómo, y nunca dar a los menores recetas caseras de purga.