•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Noel Antonio Pérez Hernández, de 31 años, viajaba dormido en la tina de la camioneta de su patrón, cuando se volcó y, para desgracia del durmiente, le cayó encima.

La tragedia ocurrió a las 8:40 pm de la noche del domingo en el kilómetro 31 de la Carretera Nueva a León, cuando Eufemia Álvarez Turcios, de 39 años, conductora de la camioneta Toyota, negra, placas 114-695, perdió el control.

“En la camioneta viajaban cinco personas, Néstor García, esposo de Álvarez, y los hijos de ambos de 14 y 7 años, así como la víctima, quien iba en la tina. La señora aduce que un cabezal la cegó con las luces altas y perdió el control del vehículo, que remolcaba un camión pequeño con dos motocicletas encima”, informó el investigador de la Policía de Nagarote, Carlos Tórrez.

El camión remolcado por la camioneta es un Hyundai blanco, placa M-133958, propiedad de García, pero que era conducido por Donald López Álvarez. En este otro vehículo viajaban Cinthya García y Ebert Gómez.

Mediaron

Los pasajeros de los dos vehículos resultaron con lesiones leves y ya fueron dados de alta, mientras que los dos conductores, Álvarez y López, todavía ayer estaban retenidos en la Delegación policial, para responder por homicidio imprudente.

Pérez Hernández tenía más de dos años de laborar como peón en la hacienda de García, ubicada en Chinandega, de donde venían al momento de la tragedia.

“Ya nos arreglamos con la familia de Pérez Hernández, nos hemos encargado de los gastos fúnebres y se le pagará el seguro por daños a terceros”, dijo Néstor García.

La víctima falleció por fracturas en el costado izquierdo y hemorragia interna. Sus restos fueron velados en el barrio Milagro de Dios y descansará en el cementerio de ese barrio, informó Juan Manuel Pérez, hermano de la víctima.

Pérez Hernández dejó dos hijos en la orfandad, de 17 y 9 años, respectivamente.