•   Corinto, Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como si fuese una nueva versión de la historia bíblica de Caín y Abel, Víctor Manuel Esquivel Vanegas, de 58, quien habitaba en el barrio Nuevo, de esta ciudad portuaria, falleció a consecuencia de una golpiza que le propinó su hermano Mario Esquivel Vanegas, de 40 años.

Rigoberto José Esquivel Vanegas, de 44 años, trabajador de la empresa de estibadores Esensa, relató que a las diez de la noche del miércoles de la semana pasada, llegó a su vivienda ubicada en el barrio Los Robles su hermano Víctor Manuel, quien le contó que Mario le había propinado varios garrotazos.

“Le puse un colchón y durmió en mi vivienda, al día siguiente mi mamá, María Teresa Vanegas, de 76 años, fue con Víctor Manuel a interponer denuncia ante la Delegación policial de Corinto, cuya jefa, la subcomisionada Rosa Juárez, los remitió a donde una psicóloga y buscarían mediar con el agresor”, indicó.

Rigoberto Esquivel expresó que el agredido fue trasladado al Hospital “José Schendel”, de Corinto, y de ahí fue remitido al Hospital España, donde falleció a las tres de la madrugada del lunes 25 de junio.

Expresó que su hermano le daba maltrato psicológico a su madre y a sus cinco hermanos, por lo que le recomendó a su mamá que pidiera que el agresor rindiera una fianza, para así parar los ataques verbales antes de que ocurriera una desgracia, la que al final ocurrió.

Niega autoría

Aura García Vanegas solicitó a las autoridades correspondientes sancionar severamente a su hermano para que este tipo de crímenes no se repitan.

Mario Esquivel Vanegas negó haber golpeado a su hermano Víctor Manuel. “Él tenía rajada la cabeza porque tuvo problemas con otra persona, el licor aligeró su muerte, tenía ocho meses de andar tomando, el médico le había advertido que si continuaba con eso, moriría”, alegó.

Añadió que su hermano había vomitado sangre dos veces y, según él, sus hermanos lo habían corrido de la casa varias veces, y el miércoles por la noche Víctor Manuel lo insultó.

No obstante, el forense Róger Pereira Umaña confirmó que el fallecido tenía lesiones en un riñón a consecuencia de la golpiza, por lo que el agresor será acusado de parricidio.