•  |
  •  |
  • END

CHICHIGALPA, CHINANDEGA
Por intentar salvar al perro “Docky”, el joven Miguel Adonis Rodríguez Vargas, de 18 años, conocido cariñosamente como “El Capi”, y su tío, Erving Gerardo Zapata Obando, de 31 años, se ahogaron la mañana del sábado último en la poza Paso Hondo, en el río Manchester, cerca del antiguo puerto Esparta, doce kilómetros al suroeste de Chichigalpa.

Ambos salieron a las cinco de la mañana a extraer crustáceos cerca del sitio conocido como “El Barquito”, cuando “El Capi” intentó salvar al perro, que nadaba. Enseguida, Zapata Obando fue arrastrado por las corrientes, cuando intentaba salvar a su sobrino.

Gerardo Antonio Zapata Rodríguez, de 13 años, relató a EL NUEVO DIARIO que el hecho ocurrió a las siete y media de la mañana del sábado, cuando cruzaban el río Manchester, cerca de un puente.

“Iba en medio, el perro venía detrás y fue arrastrado, por lo que mi primo se lanzó. Le dijimos que dejara al “Docky”, porque sabe nadar, pero él no hizo caso. Al caer Miguel Adonis se formó un remolino… él gritaba que le ayudáramos, por lo que mi papá se introdujo, pero “El Capi” ya estaba muerto”, testificó el adolescente.

El muchacho aseguró que lanzaron ramas para salvar al joven, pero fue imposible. Añadió que “El Capì”, por salvarse, dislocó un brazo a su papá, que fue arrastrado por las corrientes.

Gerardo Antonio, al igual que su madre, Jamileth Rodríguez, no pierde las esperanzas de encontrar con vida a Erving Gerardo, quien hizo un ademán a su hijo, como despidiéndose, al desaparecer entre las aguas.

“Mi marido sabe nadar, tengo fe en Dios que aparecerá con vida, de lo contrario que se haga lo que el Señor quiera”, expresó resignada Rodríguez, quien convivió 14 años con Zapata Obando, con quien procreó dos hijos.

En descomposición
La forense Silvia Villegas dijo que el cadáver de Rodríguez Vargas, rescatado a las ocho de la mañana del domingo último, no presentaba señales de violencia y tenía 26 horas de estar en estado de descomposición, por lo que recomendó inmediato sepelio.

“Murió por asfixia debido a sumersión”, expresó escuetamente la especialista. Familiares trasladaron el cuerpo al cementerio para darle cristiana sepultura.

Faustino Rodríguez recuerda que su nieto, quien se crió en el Barrio La Cruz, era bien portado. Entre sollozos, la joven Marjorie Betanco García expresó que creció junto a su primo, y siempre bromeaban. Añadió que el jueves pasado lo vio por última vez, cuando éste le regaló un refresco.

Dijo que “El Capi” tenía especial cariño por “Docky”, que siempre ladraba cuando el joven llegaba a su vivienda. “Fue tanto el cariño que dio la vida por él”, expresó la muchacha.

María Luisa Rodríguez García señaló que su sobrino trabajaba como tricliclero en Chichigalpa, y era apreciado por sus vecinos por su buen comportamiento.

El capitán Benito Romero, segundo jefe de la Policía de Chichigalpa informó que con ayuda de bomberos del Ingenio San Antonio (ISA) y familiares buscan a Zapata Obando, quien habitaba en el Reparto Wels.