•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una llamada anónima alertó al dueño de un tomatal ubicado en Mercedes Sur, Heredia, sobre el hallazgo de un cadáver en medio de la plantación.

Anonadado y hasta un poco inquieto, el finquero (cuyo nombre no trascendió) vecino de Carrizal de Alajuela, se dirigió hasta la Ciudad de las Flores, donde desdichadamente confirmó la permanencia en medio de una galera del tomatal el cuerpo de una persona con un balazo en la cabeza.

La víctima era un hombre conocido como “Chito”, identificado como Federico José Villalobos Azofeifa, de 28 años de edad, vecino de San Joaquín de Flores, Heredia.

Los judiciales presumen que los asesinos son al menos cuatro sujetos, todos nicaragüenses, quienes habrían escapado a su país natal.

¿Asalto?

Versiones preliminares señalan que el joven frecuentaba el lugar, pues tenía amistad con algunos de los guardas del sector; sin embargo, nunca antes había sido víctima de agresión o amenaza.

Villalobos tenía un balazo en la parte trasera de la cabeza y quedó boca arriba en el sitio; según presumieron algunos de los lugareños se trataría de un asalto, ya que al parecer la víctima no tenía rencillas ni problemas con los vecinos.

La familia de Villalobos se mostró hermética y prefirió no referirse al hecho de sangre, sin embargo pidieron justicia. El próximo jueves cinco de julio Villalobos celebraría sus 29 años.

El finquero aceptó no conocer al joven, por lo que se descartó que laborara en el sitio. Una de las hipótesis que manejan como móvil es un asalto, pues no se descarta que anduviera dinero. No obstante, las investigaciones apenas comienzan y serán las que determinen las verdaderas causas de muerte.

Los judiciales continúan tras la pista de ellos con el fin de determinar si siguen en territorio costarricense y dónde se ocultan, así como el verdadero móvil del hecho. El OIJ confirmó que el afectado solo tenía antecedentes por agresión.