•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Insistirle a una adolescente de 13 años, para que lo aceptara como novio, y luego sostener relaciones sexuales con ella, es lo que tiene hoy tras las rejas a Juan José Murillo, de 19 años.

El joven fue acusado por la Fiscalía en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias por violación, delito por el cual la jueza Karla García le reconfirmó la prisión preventiva y le programó el juicio para el 31 de agosto.

En el escrito acusatorio el Ministerio Público relata que el delito ocurrió en un municipio capitalino, en enero del presente año, cuando Murillo empezó a enviarle razones a la víctima a través de un familiar, y luego por mensajes de texto a su celular.

“En una ocasión la adolescente jugaba a las escondidas con niños del barrio y Murillo la interceptó, le dijo que le iba a enseñar una casa embrujada, la adolescente aceptó y estando en el lugar quiso besarla a la fuerza, por lo que la menor se negó y se fue del lugar”, detalla el libelo acusatorio.

“En uno de los encuentros previamente acordados, el acusado le preguntó a la niña, cuantos años tenía, y aún sabiendo que era una menor de edad le dijo que la quería mucho y que nadie iba a descubrir lo que ellos hicieran. Después del acto sexual, la menor se fue a su casa y la progenitora --que la andaba buscando-- notó que tenía aruños en el cuello y espalda, además la vestimenta la andaba sucia y con residuos de monte”, manifestó la fiscal María Teresa Gómez en la audiencia inicial.

De vieja data

“Es de mi conocimiento que la joven víctima ya había sido abusada anteriormente por un tío, y el mismo dictamen del Instituto de Medicina Legal establece que la penetración vaginal es de vieja data. Por tal razón señora Juez, solicito que el expediente no sea elevado a juicio, porque las pruebas aportadas no llenan los requisitos establecidos”, alegó, por su lado, la abogada del acusado, quien no quiso identificarse.

La jueza García rechazó el alegato diciendo que el médico forense Antonio Rodríguez señaló en su evaluación que había rasgos de penetración de vieja data, pero también encontró signos de penetración reciente; asimismo, la valoración psicológica determina que la víctima presenta ansiedad, estado compatible con lo que le habría sucedido.