•   Esteli, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Andrés Martínez Pérez, de 47 años, quien está acusado por la aparente autoría de doble homicidio en perjuicio de Roberto Agustín Blanco Ruiz y de Germán José González Benítez, fue remitido a juicio oral y público para el próximo 27 de agosto a las nueve de la mañana por la doctora Alma Pino, jueza de Distrito Penal de Audiencias de Estelí.

La fiscal María Eugenia González dijo que las víctimas fueron acribilladas con una escopeta calibre 16 que Martínez portaba para cazar animales silvestres en la finca Las Brujas, propiedad del médico José María Briones Úbeda, la madrugada del 12 de junio.

Pino dijo que las pruebas que le presentaron son suficientes para remitir la causa a juicio, y ratificar la medida de prisión preventiva en contra del señalado, quien pese a no tener antecedentes penales fue señalado por algunos testigos consultados por la Fiscalía, como una persona que los ha amenazado de muerte.

Los testigos dijeron que una vez Martínez disparó al aire, porque ellos transitaban a pie por la finca donde el acusado se desempeñaba como guardián.

En la audiencia de intercambio de información y pruebas, la Fiscalía señaló que de acuerdo a las investigaciones, Martínez disparó contra Ruiz a una distancia de 12 metros, quien recibió los impactos en la cabeza, muriendo minutos después.

Piden disculpas a dolientes

En tanto, González quien estaba a una distancia de 16 metros quedó con vida durante más tiempo, y si lo hubiesen auxiliado de inmediato estuviera con vida, según pruebas presentadas por la Fiscalía.

William Ramón Pinell Rugama andaba con las víctimas el día de la tragedia y no murió porque estaba alejado del sitio donde estaban Ruiz y González.

Durante la audiencia intervino María Azucena Cruz Tijerino, viuda de González, quien dijo que cuatro niños quedaron en orfandad, por lo que pidió justicia.

En iguales términos se expresó Ada Francisca Ruiz, madre de Agustín Blanco Ruiz, quien dijo que no cree que lo ocurrido haya sido un hecho fortuito sino un homicidio, porque según ella, hubo premeditación, alevosía y ventaja.

El acusado no quiso brindar declaraciones después que lo remitieran a juicio oral; no obstante, los parientes del acusado, quienes también estuvieron en la audiencia inicial del proceso insistieron en que lo ocurrido es una tragedia que afectó a varias familias, y nuevamente pidieron disculpas por lo ocurrido.