•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Incierta es la situación del reo Alberto José Osorio López, de 25 años, quien está preso, y además en silla de ruedas, porque el injerto que le practicaron en uno de los pies y el brazo se le infectó.

El dilema es que la valoración del médico forense señala que mientras dure el tratamiento –un mes aproximadamente—, el reo debe estar en un lugar que preste las condiciones porque debe ser curado todos los días.

Ante tal situación, la jueza Quinto Penal de Juicio, Mariana Gómez, resolvió este 26 de junio, excarcelarlo, pero con custodia policial, y le decretó una orden de arraigo migratorio.

“El problema es que en el Distrito III de Policía, donde está detenido mi hijo, me dijeron que no brindan el servicio de custodia policial, y por eso no me lo he llevado a la casa, aunque el médico forense dice que no puede estar bajo régimen carcelario”, dijo Flor de María López, progenitora del detenido, quien junto a su abogado, Roberto Mendieta, presentaron una queja contra la jueza en la Inspectoría Judicial.

Crítico

“Esto se ha vuelto crítico, por un lado el joven fue encontrado culpable del delito de violación, es un delito grave y no lo puedo dejar en libertad. Por otro lado, el forense dice que no puede estar dentro de la cárcel, y no puedo violentar sus derechos humanos, por lo que lo mandé con custodia policial y personal, pero no se cumple. Entonces, yo envié una informe a la asistente de Asuntos Internos de la Policía Nacional, Regina Morales ya que porque no se ha cumplido el mandato judicial”, manifestó la jueza Gómez.

Los familiares de Osorio externaron que ellos pueden cubrir los gastos de alimentación de los agentes policiales, si así lo estiman convenientes las autoridades del orden.

Pero el comisionado mayor Emilio Rodríguez, jefe de la Tercera Delegación de Policía, manifestó que por el momento no tienen suficientes agentes policiales, “pero estamos viendo cómo resolvemos eso con la jueza”.