•  |
  •  |
  • END

Laura Carola Soto Sirias, de 23 años, probablemente nunca olvidará que licor y timón no “ligan”, porque carga sobre sus espaldas con la muerte del suboficial mayor de la Policía Nacional, José Rafael Ramírez Acosta.

Soto, quien amaneció ayer presa en la Estación Cinco de Policía, se pasó llevando con su automóvil Chevrolet, rojo, placas M 016524, al policía Ramírez, quien viajaba en su motocicleta en dirección de norte a sur, sobre la Carretera Masaya–Managua, a la altura del kilómetro 11 y medio.

El fatal accidente se produjo cuando la joven conductora impactó por detrás la motocicleta en la que el policía regresaba a su hogar, luego de cumplir con su jornada laboral.

Según las autoridades policiales, después de impactar la motocicleta en que viajaba Ramírez, la joven Soto lo catapultó casi 30 metros.

Al momento de la tragedia, la joven Laura Carola Soto Sirias salía de un concierto de reguetón, donde también la Policía reportó otros incidentes. José Rafael Ramírez, quien estaba de servicio de la Brigada de Tránsito de Managua, deja en la orfandad a dos hijas menores de edad.