•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sumamente dolidos por la forma cruenta y fría en que José Andrés Casco Hurtado o Kéliwin Casco Carey ejecutó a su padre, se encuentran los vástagos de Vidal Carrasco Moreno.

José Alfredo Carrasco, hijo de don Vidal, señaló que su progenitor era una persona humilde, trabajadora y que nunca tuvo conflicto con nadie.

“Conmigo, como hijo mayor, tuvo una relación de amigos, de respeto y cariño”, comentó.

Como se recordará, Vidal Carrasco, de 56 años de edad, fue asesinado por Casco Hurtado la noche del lunes 11 de junio, junto a su nueva esposa, Zayda Yadira Larios Benavides.

La pareja se oponía a que Casco tuviera un noviazgo con una adolescente de 14 años, hija de Larios.

El crimen ocurrió en la comarca La Danta, Pueblo Nuevo, Estelí.

Junto a los adultos fue asesinada la niña Deyra Sugey Alvarado Larios, delitos por los que el acusado fue remitido a juicio oral y público para el 28 de agosto, pero desde ya los dolientes están exigiendo justicia, y no salen de su asombro y dolor por lo ocurrido.

“Mi padre no se merecía esa muerte”, dijo José Alfredo Carrasco, hijo del primer matrimonio de Vidal Carrasco.

Otros parientes de José Alfredo dijeron que si en el Juzgado no encuentran justicia, la buscarán por su propia mano.