•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por amenazas con armas fue denunciado Carlos Javier Guillén Narváez, de 22 años, por su compañera de vida, Cinthia Eloísa Rivera Ramos, pero durante la audiencia mixta realizada en el Juzgado Primero Local Penal, la joven víctima desistió de la acusación.

“Vengo, señora juez, a otorgarle el perdón a él, porque no me siento ofendida, eso fue hace tiempo, yo sinceramente pensé que lo habían archivado. Él es el que me ayuda a mantener a los dos hijos que procreamos y estando preso me veo ‘en aprietos’, por lo que vengo a pedir que se archive el caso y él quede en libertad”, expresó Rivera.

Las amenazas por las cuales el Ministerio Público acusó a Guillén Narváez ocurrieron el 31 de diciembre de 2009, en Villa Reconciliación, donde habitaba la pareja que discutió porque Rivera le pidió a Guillén que dejara de vender droga, de lo contrario lo denunciaría ante la Policía y se separaría de él.

“Guillén se enojó y le propinó a Rivera un puñetazo en el pecho y otro en la espalda, acto seguido el acusado sacó de entre su ropa un cuchillo y se lo colocó a la víctima en el cuello, mientras le advertía: ‘Si me denuncias, te mato’; pero en un descuido la afectada se escapó de la vivienda y se fue a interponer la denuncia ante el Distrito policial, mientras el acusado la amenazaba, diciéndole: “Si te llego a agarrar, te mato”, relató el fiscal auxiliar Arnulfo López.

Pese a que la víctima no quería que el juicio siguiera, la jueza Julia Mayorga le otorgó cinco días a la Fiscalía para que mejore las pruebas y le decretó medidas alternas a la prisión al imputado, quien tendrá que ser custodiado por su progenitora y deberá firma la ficha de control de procesado los miércoles de cada semana.