•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

La niña Martha Silvia Martínez Cáceres, de 6 años, murió instantáneamente al caerle un tablón, cuando jugaba junto a tres amiguitos cerca de su vivienda, en la comarca La Grecia 3, jurisdicción de Chinandega.

La pequeña quedó con la cabeza desbaratada y sus familiares no tuvieron tiempo de auxiliarla debido al brutal impacto.

Wilfredo Martínez Espinales, de 14 años, hermano de la víctima, relató que utilizaban el madero con una garrucha para halar agua de un pozo y abastecer varias viviendas.

“Mi hermana y los otros dos pequeños recogieron nancites, y jugaban cuando ocurrió la desgracia, no escuchamos gritos, ella murió rápido”, expresó el adolescente.

Un anciano de identidad desconocida que pedía limosna cerca del supermercado murió a las 10:30 de la mañana del lunes, cerca de la plaza “Salomón Ibarra Mayorga”, en el barrio Santa Ana, de Chinandega.


Expira en un triciclo
José Luis Castro refirió que cuando llegó junto a varios amigos a una calle del Mercadito de esta ciudad, el mendigo estaba vivo y lo subió a un triciclo, en el que murió. El forense Róger Pereira Umaña confirmó que el anciano falleció por causas naturales.

Por otro lado, Rodolfo Nicolás Herrera Real, de 49 años, originario de la comarca “Chato El Mono”, sector de la comarca Los Valientes, jurisdicción de El Viejo, murió atropellado en el Empalme del Ingenio Monterosa, a las cuatro de la madrugada del domingo, cuando regresaba de una fiesta.

El campesino resultó con fracturas en el cráneo, la masa encefálica esparcida en el pavimento, fracturas en el tórax, brazos y piernas, además de heridas extensas en regiones inguinales y en las manos.

El conductor del camión que atropelló al campesino se dio a la fuga.

Herrera fue sepultado el lunes en medio de la consternación de sus familiares y amigos.