•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las autoridades policiales del Distrito Diez capturaron ayer a cuatro integrantes de la banda “Los Volcán”, quienes se dedican al robo, destace y comercialización de carne de caballo en el municipio Ciudad Sandino.

Según el comisionado Pablo Mendoza, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de la Décima Delegación policial, la banda de mata-caballos operaba en la Zona Seis del mencionado municipio, donde robaban y destazaban a los semovientes.

“Mediante el Plan de Prevención e Investigación de los Hechos Delictivos que ocurren en este Distrito, se logró obtener información sobre la planificación y ejecución del delito de abigeato, entonces nos dispusimos a verificar la información y a operar”, indicó el jefe policial.

Mendoza detalló que como resultado de la operación, José Manuel Gaitán, alias “El Volcán”, jefe de la banda; Miguel Ángel Barrera, “Lucas”; Juan Francisco Barquero, “Barquero”; Francisco López Espinoza, “El Alacrán”, y Héctor Omar Marenco Téllez, “Tochi”, están siendo investigados por robo y destace de equinos.

Los señalados dijeron que no los habían capturado en el lugar donde estaba el animal destazado, sino en otros sitios, pero los llevaron por la fuerza, igualmente negaron conocerse entre sí y denunciaron que supuestamente los golpearon, sin embargo ninguno de ellos quiso revelar a qué se dedican para ganarse la vida.

Bares y comedores entre sus clientes

El jefe policial señaló que producto de las investigaciones, se les ocupó una moto marca Storm placa M-045509, una camioneta Mitsubishi placas M-113385, tres celulares e igual cantidad de cuchillos, todo lo cual era parte de la logística que usaban para operar.

De acuerdo con el jefe policial, el último destace realizado por la banda fue la madrugada de ayer, cuando sustrajeron un caballo en la comarca Cuajachillo Número Uno, del patio de la vivienda de Marcos Antonio Almendárez Narváez.

“A las 3:30 de la mañana logramos encontrar en flagrante delito a dos sujetos que ya habían destazado un caballo, solo les faltaba un costado. Mientras la otra parte de la carne ya estaba empacada en un saco macén. Esto ocurre en las áreas verdes del costado sur de la terminal de la Ruta 210”, detalló Mendoza.

“Ya tenían antecedentes. Operaban a bordo de motos con las que se movilizan y escogían el lugar posible y la víctima a quien le sustraen el equino. Se reunían en los bares para la planificación del hecho. Esto lo hacían entre la medianoche y las dos de la mañana”, agregó.

De igual forma explicó que para evadir a las autoridades policiales, la banda buscaba vías alternas para sacar el producto e ir a venderlo a los bares y algunos comedores, también al Mercado Oriental, para lo cual usaban una camioneta propiedad de Marenco Téllez.