•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El tres de julio falleció electrocutada Johana Juniet Dávila Centeno, quien tenía 30 años de edad y era la segunda vocal de la Asociación de Desarrollo Comunitario Rural del municipio de Pantasma, y presidenta del Comité de Desarrollo Comunal, CDC, promovido por el Cepad en La Zompopera 2, Pantasma.

El día del deceso, en la comunidad no había energía eléctrica, por lo que Dávila decidió subir a un árbol frente a su casa y cortar una rama que estaba haciendo contacto con el cable de alta tensión.

Tocó rama

Al cortar la rama, la dama la tocó y desgraciadamente en ese momento el servicio de energía se restableció.

La descarga golpeó a la mujer que falleció electrocutada.

Ese día una cuadrilla de la empresa distribuidora de energía andaba desramando los árboles y le dijeron que ellos lo iban a hacer, pero la dama decidió hacer el trabajo, porque no quería que le cortaran todo el árbol.

Recolecta para compra de féretro

La mujer fue sepultada en su tierra natal, donde dejó tres hijos y a su esposo que la extrañan, y un vacío enorme en la comunidad, “porque era una lideresa comprometida y responsable en el trabajo”, comentó Ivania López, delegada del Cepad en Jinotega.

La Alcaldía de Pantasma aportó C$3,000 para la compra del féretro y una camioneta para el traslado, en tanto el zonal del Cepad donó C$2,000 y Cuculmeca otros C$2,000, mientras que los CDC de la comunidad también apoyaron a la familia doliente.