Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Jinotega

Un adolescente de 15 años le propinó varios machetazos a su madrastra, Juana Zamora Herrera, de 40 años, quien murió descuartizada y decapitada por su endemoniado hijastro.

El joven la emprendió contra Zamora Herrera y le cortó una de las manos, las piernas y la cabeza con un filoso machete.

El horrendo crimen se registró el pasado 26 de agosto del corriente año a las nueve de la mañana, en la casa de habitación de la víctima, ubicada en la comarca Los Molejones, en Wizo, comunidad de Ayapal, municipio de San José de Bocay, de este departamento.

Sin embargo, fue hasta este lunes que la Policía recopiló la información porque la zona donde ocurrió el crimen es lejana y las autoridades debieron recorrer cuatro días de camino, ida y regreso, según informó la suboficial mayor Lilliam Chavaría, de la Secretaría Técnica de la Policía de Jinotega.


Tenía tres meses de gestación
Los hechos sucedieron cuando la víctima, Juana Zamora Herrera, se encontraba sola en su casa de habitación, porque su cónyuge y su hijo de once años habían salido de la casa, lo que fue aprovechado por el joven para tramar el asesinato.

El adolescente llegó en completo estado de ebriedad y de forma violenta a amenazar a su madrastra armado con un machete, mismo que utilizó para propinarle cuatro machetazos: uno en la mano izquierda, otro en la cabeza y el tercero y el cuarto en las piernas.

De acuerdo con las investigaciones de la Policía, la víctima tenía tres meses de gestación, pero al endemoniado adolescente no le importó eso.

Después de machetearla, el asesino arrastró el cuerpo hasta una quebrada ubicada a unos 15 metros de distancia de la casa, para evitar ser descubierto.

Sin embargo, todo se descubrió y la Policía detuvo al joven para remitirlo ante los tribunales correspondientes.