•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Juez Cuarto de Distrito Penal de Juicio de la capital, Jaime Alfonso Solís, programó para el próximo 30 de julio la continuación del juicio contra Noel Esteban García González, de 22 años de edad, quien es procesado por la supuesta autoría del asesinato de Janeth Isabel Treminio Ríos, quien tenía 30 años y era empleada doméstica.

El juicio arrancó ayer, pero por la ausencia de tres testigos claves, el judicial suspendió la vista oral.

Treminio Ríos fue encontrada muerta el pasado 30 de mayo en la habitación donde dormía en la casa en la cual laboraba, en la comunidad El Panal, en el kilómetro 14 de la Carretera Sur, en Managua, propiedad del señor Carlos Adolfo Lugo Marenco.

La acusación fiscal revela que después que la víctima recibió 19 estocadas, el presunto autor se dirigió hacia el closet del dueño del inmueble, de donde sustrajo una botella de ron y la regó en la escena del crimen, después colocó el cuchillo en una de las manos de la fallecida.

Piden pena máxima

Aún con el recuerdo vivo de su hija, la mamá de la víctima, Miriam Ríos Obando, dijo que espera que le “caiga todo el peso de la ley” a García González, porque le arrebató del seno de su familia a uno de sus seres más queridos.

De igual forma refirió que debido a lo sucedido, ella y su otra hija dejaron de trabajar en Managua y se regresaron a su natal Matagalpa, de donde son originarias, porque tienen miedo de que les suceda lo mismo que a Janeth Isabel.

“Yo trabajaba con mis dos hijas casi en el mismo sector, pero nos regresamos por temor a que nos suceda algo similar. Mis familiares me dijeron que volviéramos, en vista de lo sucedido. Lo que queremos ahora es justicia”, dijo Ríos Obando.

Familiares de la víctima y miembros de la Red de Mujeres del Norte se apostaron ayer en la mañana con pancartas en las afueras de los Juzgados capitalinos, para exigir a las autoridades judiciales se castigue al asesino con la pena máxima.

El imputado enfrenta cargos por el asesinato de la doméstica y robo en perjuicio de Lugo Marenco, porque dos computadoras portátiles y una prenda de oro desaparecieron de su casa el mismo día del crimen.