•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una vez más se repitió la historia de Caín y Abel, porque en el parque del barrio Villa Venezuela, de Managua, a la 1:30 de la tarde de ayer, un hombre mató a su hermano mayor, cuando peleaban por un vaso de pega.

La víctima era Jimmy Salomón Valle González, quien tenía 35 años, cuando su hermano Nelson Abraham, de 33, le clavó una tijera en el pecho.

El victimario está detenido en el Distrito VII de Policía, por la autoría del delito de parricidio.

“Ellos son indigentes y consumidores de pega y licor, estaban con un grupo de hombres ingiriendo alcohol, cuando empezaron a pelear por un vaso de pega. Nelson Abraham se fue a la casa y regresó con la tijera para matarlo”, reveló Rina Valle González, hermana de la víctima.

“Son ocho hermanos, se descarrilaron cuando falleció la mamá hace 15 años, a su papá nunca le hicieron caso, el señor murió hace tres años”, comentó una vecina de los protagonistas de la triste historia, quien prefirió no identificarse.

Velaba por él

“Es una tragedia lo que ocurrió, ellos eran los más borrachitos, se mantenían en la calle, pero la víctima (Jimmy Salomón) era el que más velaba por el que lo mató, siempre le guardaba su comida y en una ocasión le salvó la vida, porque Nelson Abraham tomó veneno y su hermano le dio leche para que lograra llegar con vida al hospital, y así fue”, comentó María Guadalupe González, otra vecina.

“Eso es lo que deja la droga, el pobre hombre no murió por la diabetes que lo aquejaba, sino a manos de su hermano, al que él más cuidaba”, comentaban los pobladores de Villa Venezuela, conmocionados.

Según los testigos, Nelson Abraham se fue caminando después del crimen, como que nada había pasado, y sonreía diciendo: “Pero se lo quité”.

La víctima deja una niña de siete años en la orfandad. El cuerpo fue velado por amigos y familiares a una cuadra de donde ocurrió el crimen. Los restos descansarán en el cementerio Milagro de Dios.

Esclarecido

Por otro lado las autoridades del Distrito VII de Policía dieron por esclarecido el homicidio ocurrido el fin semana en el Anexo a Laureles Sur, donde falleció por heridas de machete, Marvin Alexander Carrasco Coner.

Por este crimen fueron arrestados los cuñados de la víctima: Erasmo Antonio y Cornelio Marín Díaz, de 45 y 40 años, respectivamente, y el sobrino de estos, Jairo Antonio Marín, de 23. Los tres serán llevados a los tribunales.

Las autoridades del orden aún buscan a otro implicado en el crimen, un sobrino de Carrasco identificado como Marlon Ismael Marín, de 20 años.