•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un joven taxista oriundo de Nandaime se salvó milagrosamente de una ejecución, en un confuso incidente del que logró escapar con varias heridas de machete, y en el que los atacantes incineraron el vehículo en un remoto lugar de Tola, Rivas.

El sangriento suceso ocurrió entre la noche del domingo y la madrugada de este lunes, cuando el cadete Armando Josué  Cisneros Rocha, de 27 años, desapareció de Nandaime junto al taxi que conducía desde hace un año.

La familia de Cisneros Rocha temió lo peor cuando tras percatarse de su desaparición, emprendieron su búsqueda el lunes y lo primero que encontraron fue el vehículo totalmente calcinado.

Los restos del taxi fueron divisados sobre una trocha que conduce a la finca Los Cocos, ubicada al norte de la hacienda Iguana, frente las costas de Playa Colorado. A ese camino se llega a través de la carretera que une Tola con El Astillero.

Tras indagar con los lugareños, los familiares dieron con el paradero del ensangrentado taxista, a quien trasladaron de inmediato a la Clínica “Roberto Clemente”, de la comunidad El Limón Uno, donde le suturaron varias heridas en el abdomen, dos más en el cuello y otras en la nuca y en la mano derecha.

La víctima también presentaba una herida en la cabeza y fractura del occipital, por lo que fue remitido al hospital de Rivas, donde los médicos tras atenderlo, lo remitieron estable al “Lenín Fonseca”, de Managua.

Según algunos moradores de la finca Los Cocos, Cisneros Rocha llegó en medio de la oscuridad a pedirles auxilio a eso de las tres de la madrugada del lunes.

Iba totalmente ensangrentado, producto de varios machetazos recibidos y así permaneció herido por más de 24 horas en una zona montañosa, por miedo a ser rematado por sus agresores.

Una lugareña que prefirió omitir su identidad, expresó que cuando el herido acudió a la vivienda de los Bustos --los propietarios de Los Cocos-- le proporcionaron una camiseta, pero cuando le dijeron que llamarían a la Policía, este decidió huir.

El taxista apareció entre un plantío de musáceas, en el patio de una casa ubicada a la entrada de la trocha que conduce a la finca Los Cocos.

Uno de los moradores de la casa, que se identificó como José Salomón Umaña, señaló que el taxista llegó sediento y manifestando que había llegado al lugar con otras dos personas y que una de ellas fue quien intentó asesinarlo a machetazos.

En esa casa dejó la camiseta ensangrentada

Por este caso la Policía tiene detenido a un sospechoso identificado solo como Jackson, quien supuestamente es uno de los que le acompañaban en el taxi. Entre tanto, las autoridades buscan a otro sujeto --también residente de Nandaime-- y reconocido expendedor de drogas, quien fue el que intentó matarlo.

Este es el segundo caso en menos de una semana, en el que se intenta una ejecución en contra de un taxista en el departamento de Rivas.

La noche del 17 de julio pasado, el taxista rivense Anthony Obregón fue atacado a balazos cuando ingresaba a su casa ubicada sobre la carretera entre Rivas y Tola, pero milagrosamente logró sobrevivir a cuatro impactos de bala.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus