•   Muelle de los Bueyes, Raas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una mujer de 38 años de edad, residente de Muelle de los Bueyes, probablemente jamás imaginó que el pasado lunes sería su último día sobre este mundo, pues murió de forma trágica al ser catapultada por un vehículo que circulaba a exceso de velocidad, cuyo irresponsable conductor se dio a la fuga.

La víctima fue identificada como María Cristina Mejía López, quien fue atropellada por un sujeto que conducía un automóvil gris, cuando caminaba sobre una cuneta frente al bar El Pollito, en esta localidad.

El capitán Joaquín Gutiérrez, jefe policial de este municipio, dijo que el hecho ocurrió a eso de las siete de la noche del lunes.

Según las investigaciones, el conductor iba a exceso de velocidad y al parecer no vio a la mujer.

La víctima quedó tendida sobre la vía y fue trasladada gravemente lesionada e inconsciente al hospital local, donde falleció poco después.

El capitán Gutiérrez dijo que ya cuentan con pistas sobre la identidad del conductor, y están en su búsqueda.

Asaltantes y violador tras las rejas

Por otra parte, en El Rama la Policía capturó a las diez de la noche del pasado lunes, a Fidel Montoya Pérez, un sujeto de 20 años, quien junto a dos acompañantes sembraba el terror sobre el puente El Encanto, en Puerto La Esperanza.

Al momento de ser detenidos, los individuos ya le habían robado a un ciudadano, dijo la subinspectora Esperanza Urrutia, jefa de Relaciones Públicas de la Policía de El Rama.

A Montoya Pérez le fue ocupado un cuchillo de doble filo, que utilizaba para intimidar a sus víctimas en sus fechorías nocturnas.

De los patrullajes que realizan efectivos de la Policía tampoco se capeó Fabio José Pérez Murillo, de 31 años, acusado de violar a una ciudadana de iniciales A.R.F.

El hecho habría sido consumado en la colonia Los Laureles, situada unos 25 kilómetros al sureste de Nueva Guinea.

Pérez Murillo tenía diez días de ser perseguido por la Policía de esa localidad.

Río Mico se traga a jinete

En tanto, las aguas del Río Mico no quieren devolver el cuerpo de Silvestre Hilario Guadamuz Urbina, un sexagenario que fue arrastrado junto a su bestia a las cuatro de la tarde del pasado lunes, cuando regresaba al poblado La Batea.

Don Silvestre se aventuró a pasar el río cerca de la comarca Sombrero Negro, pero la corriente lo arrastró.

Su cuerpo aún es buscado por efectivos policiales de Muelle de los Bueyes, amigos y miembros de la Cruz Roja.