• |
  • |
  • END
A tubazos le desbarataron el bazo
LESBER QUINTERO/RIVAS
Dolorosa es la recuperación para el joven Javier José Solórzano Chévez, de 25 años, a quien dos sujetos armados con un tubo agredieron brutalmente, por lo que los médicos del hospital de Rivas debieron intervenirlo quirúrgicamente de emergencia para extraerle el bazo, ya que producto de la paliza se lo laceraron y estaba en riesgo su vida. Ana Julia Cerda Chévez señaló que su hermano fue agredido a la dos de la mañana del domingo anterior, cuando regresaba de una fiesta que se realizó en el Barrio La Puebla. No obstante, cuando Cerda Chévez se encontraba a sólo tres cuadras de su casa, fue interceptado por Heyler Chávez Téllez, alias “La Conga”, y Rigoberto Pavón Ponce, quienes sin piedad le propinaron varios tubazos en la espalda y abdomen, para luego robarle. Solórzano Chévez, conocido cariñosamente como “Carita de Vieja”, iba en compañía de Marvin Antonio Alegría y éste dijo haber sido atacado con un cuchillo por Rigoberto, por lo que huyó del lugar mientras a su amigo le reventaban el bazo a tubazos, para luego despojarlo de las chinelas y la faja. Después de la tunda, “Carita de Vieja”, a como pudo, llegó a su casa y de allí lo trasladaron al hospital, donde lo operaron a las nueve de la mañana del lunes. Según el doctor Wilfredo Aguilar, director de dicho centro asistencial, el paciente está evolucionando satisfactoriamente. Cabe señalar que Solórzano Chévez corrió con mucha suerte, ya que a pesar de que el bazo está ubicado en la esquina superior izquierda del abdomen, no sufrió daños en órganos vitales cercanos, como el estómago y el riñón. Por otro lado, la hermana de Solórzano Chévez se quejó por la lentitud con que según ella están actuando la Policía y el médico forense, ya que detalló que días después aún no habían capturado a los autores de la brutal agresión y agregó que tampoco el médico forense había llegado al hospital a realizar el dictamen de “Carita de Vieja”.

“Ordeñan” tarjetas a ex alcalde de Rivas
Lésber Quintero / RIVAS
El ex alcalde de Rivas, Noel Selva Cordero, fue víctima de una persona avispada que hizo uso de tres tarjetas de crédito de Banco Uno, para realizar compras de combustible en las gasolineras Esso y Texaco de esta ciudad. De acuerdo con la denuncia de Selva Cordero, a sus tarjetas les “ordeñaron” 11,500 córdobas en combustible y se enteró del hurto al revisar su cuenta de sus respectivas tarjetas. Ante tal descubrimiento pidió una explicación a su ex contador, Wilmer Obregón, y éste le manifestó que ya conocía del caso, pero que no se lo había informado.