•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La noche del miércoles, la Policía de Jinotega y peritos del Instituto de Medicina Legal determinaron que los restos humanos encontrados en una casa ubicada al sureste de la ciudad, correspondían a la cabeza del jinotegano Harley Silva Soza, de 33 años, encontrada un día antes en el basurero municipal.

Soza desapareció el 19 de julio, pero según una fuente policial, su tórax fue encontrado en el baño de la casa, debajo de la ducha, las dos piernas en el cuarto y las vísceras en una bolsa negra.

En el inmueble habitaba solo, desde hace año y medio, el estadounidense Basil Givner, quien fue retenido como principal sospechoso, aunque la Policía se negó a dar información al respecto.

La familia de Silva Soza dijo que la última vez que lo vieron con vida, andaba, precisamente, con el extranjero.

La página que el extranjero tiene en una la red social revela que es norteamericano de origen alemán, que estudió Medicina y Electrónica en la Universidad de Hannover, Alemania, y en la Universidad de Texas.

Trabajó en compañías norteamericanas especializadas en convertir toxinas en productos buenos y en la resolución de problemas informáticos.

Los familiares del infortunado informaron que Silva residió en Estados Unidos, pero desde hace tres años regresó a Nicaragua, radicándose en Jinotega, donde laboraba como traductor y profesor bilingüe.