•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

Un exconvicto de apellido Aguirre, acusado por extorsión a una empresa turística, está internado en el Hospital Calderón Guardia tras recibir tres balazos en Sarapiquí.

Aguirre es nicaragüense, y no se presentó el pasado lunes al juicio que tenía en su contra en los Tribunales de Pavas, porque estaba internado en el Hospital Calderón Guardia, luego de recibir tres balazos, por lo que el juez decretó prisión preventiva y mandó a que sea custodiado por agente policial en el centro hospitalario.

El abogado del pinolero, quien el día del juicio indicó que había perdido contacto con él desde hace dos meses, en esta ocasión explicó que Aguirre estaba convaleciendo, mientras que un hermano del imputado se presentó a la audiencia y aseguró que su salud era delicada.

Era buscado

Juan Diego Castro, abogado de la empresa afectada, solicitó la medida de prisión ante la ausencia de Aguirre al juicio y la posibilidad de fuga al tratarse de un extranjero, quien además tiene 51 capturas y tres condenas en firme por delitos desde asalto hasta narcotráfico.

Ecodesarrollo Papagayo, empresa turística que opera en la Península de Papagayo, Guanacaste, acusó a Aguirre del delito de extorsión por haberse hecho pasar por un funcionario del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) para ingresar a uno de los hoteles, realizar una inspección, y días después llamar solicitándoles dinero, en marzo de 2008.

Según la falsa versión de Aguirre, había recabado pruebas contundentes contra la firma por una descomunal tala de árboles, lo cual es falso, y las iba a presentar ante el Tribunal Ambiental Administrativo (TAA).

Aguirre, quien utilizó el nombre de un funcionario de Recursos Humanos del Minae, les dijo que corrían el riesgo de que el TAA les clausurara el hotel, pero si le pagaban US$8,000 él presentaría un informe ambiental favorable.