•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Noticiaslocas.com

No se baña desde hace 38 años

Mucha gente no puede imaginarse pasar un día sin tener por lo menos una ducha. No es el caso de Kailash Singh, un hombre de la India, que no ha tomado un baño en más de 38 años.

El hombre dijo que tomó la determinación de no bañarse más en 1974, poco después de haber contraído matrimonio, esperando que esa polémica decisión le ayude a tener un hijo. Según Singh, un sacerdote le garantizó que tendría un descendiente si no se lavaba ni cortaba el cabello. Hoy, luego de 38 años sin darse una ducha, Kailash es el hombre más sucio del mundo y todavía no tiene el hijo varón: pues es padre de seis mujeres.

Sin embargo Singh no pierde las esperanzas. A los 66 años sigue sin lavar su cuerpo en búsqueda de un niño. Pero las perspectivas no son buenas, ya que su mujer tiene 60 años y biológicamente es poco probable que pueda quedar embarazada. Claro que debido al olor que tiene, dudamos que la mujer quiera acercarse para la intimidad...

Vive con dos dientes en el ojo

Una mujer de la India vivió durante 23 años con dos dientes dentro de su cavidad ocular. El descubrimiento lo hicieron los doctores que estaban a punto de operarle un tumor que le había crecido en el ojo izquierdo.

Los médicos se sorprendieron al encontrar dos dientes completamente formados incrustados en el interior de la cavidad ocular izquierda de Nagabhushanam Siva, una joven de la India que creció con el ojo hinchado. “Nací con un ojo izquierdo anormal y fue creciendo en los últimos años”, declaró la muchacha. “Mi familia estaba muy asustada y me enviaron a ver a un médico, ya que el ojo aumentaba demasiado de tamaño y no paraba de crecer”.

Luego de varios estudios, a Nagabhushanam se le detectó un tumor y fue diagnosticada con Teratoma por los médicos en un hospital público en Chennai, al sur de la India. El tumor había empujado a su ojo dentro de la cavidad y salía de la piel, bloqueando su visión y dañando parcialmente el nervio óptico. El crecimiento también la dejó incapaz de mover el globo ocular provocándole el síndrome del ojo perezoso.

Los médicos contaron a la prensa que son pocos los casos anteriores de teratoma con tejidos parecidos a dientes embebidos en el tumor, “pero los casos de dientes completamente formados, sí que son muy raros”.

El director del Hospital, Dr. K. Vasantha, dijo: “Un teratoma es una masa de tejido que contiene quistes y algunas veces contiene tejidos duros, pero casos en que los dientes están bien desarrollados son excepcionales”.

Lamentablemente, la extirpación del tumor produjo graves daños al nervio óptico de Nagabhushanam, lo que le derivó una ceguera permanente.

“Debido a que el tumor se dejó sin tratar todos estos años, se le permitió crecer hasta extremos insospechados. Eso dio lugar a la lesión del nervio óptico “, añadió el Dr. Vasantha.

Niños disfrazan animales muertos

Las competencias escolares para recaudar fondos generalmente consisten en carreras deportivas, kermeses, bailes y hasta venta de pasteles. Sin embargo todo eso es demasiado aburrido y normal para una escuela de Nueva Zelanda, donde los niños disfrazan con vistosos trajes a zarigüeyas muertas, para juntar dinero.

Todos los años, los alumnos de la Escuela Unit participan en una inusual competencia para recaudar fondos para su comunidad. Lo singular del evento es que los pequeños recolectan cadáveres de zarigüeyas encontradas en el bosque, para vestirlas con los más raros y variados atuendos. Luego, las ponen en poses graciosas, y les toman fotografías.

Las asociaciones protectoras de animales ya han puesto el grito en el cielo. Que no es ético, que no es un buen ejemplo para los niños, etc. Pero a los maestros no parecen importarles las críticas. En la última competencia recaudaron 6,000 dólares y fue un éxito de concurrencia. «Todo el mundo la pasó bien. Nos divertimos. Nadie mató a nadie. Además, los animales no son la única especie que es vestida luego de su muerte. A los humanos también nos visten», declaró el Director de la escuela a un diario local.

Por otra parte, voceros de las asociaciones que protegen a los animales insistieron en que «los animales merecen respeto, ya sean salvajes, domésticos o mascotas. Y es una pena que una escuela esté animando a sus hijos a hacer esto. No vemos cómo motivar a los niños a jugar con los animales muertos de esta manera se puede considerar aceptable. Ayuda a recaudar dinero para la escuela, pero estamos seguros de que hay maneras menos morbosas para hacerlo», concluyeron con un comunicado.

 

Tomado de noticiaslocas.com