•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de Diario Extra

El Servicio Nacional de Guardacostas capturó a dos costarricenses y un nicaragüense, por presuntamente transportar una tonelada de marihuana tipo “high red”, con un valor en el mercado negro de más de US$1 millón (505 millones de colones).

Los sospechosos fueron identificados con los apellidos Guido Baltodano, Jirón Bolaños y el nica Martínez González, quienes habrían llegado hasta alta mar, donde fueron interceptados por otra embarcación proveniente de Jamaica.

La detención la realizaron en conjunto con el Servicio Naval de Estados Unidos y el Organismo de Investigación Judicial, OIJ, en Moín, Limón; pero de acuerdo con Guardacostas, los gringos realizaban la persecución de la lancha tipo eduardoño desde horas de la madrugada del domingo.

Es así que a 60 millas de Limón inició la cacería, que culminó con la captura de los tres sospechosos, quienes al parecer lanzaron varios paquetes de “mota” a las aguas del Mar Caribe.

En la embarcación matrícula DC-L3028, los efectivos encontraron siete estañones de gasolina vacíos y uno lleno; además dos propelas, ropa y dos motores marca Yamaha de 200 HP.

Según las autoridades, el cargamento era para el consumo en Costa Rica, donde tiene un alto valor económico en el mercado de la droga.

Un puro de “mota” tipo “high red” tiene un precio en la calle que ronda los 6 mil colones y posee un gran poder alucinógeno para el consumidor. Los paquetes tenían una envoltura típica para transportar droga, es impermeable con cinta adhesiva metálica sellada casi al vacío para que no tenga ninguna alteración.

Los tres detenidos no cuentan con antecedentes, por lo que la Policía sospecha que fueron convencidos a cambio de 2 millones de colones a cada uno para acarrear la droga hasta Limón.

343 kilos de coca

En tanto, en el Muelle de Moín, Limón, agentes de la Policía de Control de Drogas y Policía Fiscal descubrieron en tres contenedores, 343 kilogramos de cocaína ocultos en un doble forro en la parte de refrigeración.

No se descarta que se decomise más droga, porque los agentes deberán revisar un contenedor más que entró sospechoso al país.

El contenedor fue cargado en Bélgica, llegó al Puerto Turbo, Colombia, que es una terminal marítima sin muelle, por la cual se exporta banano, calzado y desde donde además se ha detectado la salida de cocaína, de allí lo reenviaron a Costa Rica para ser recargado posiblemente con productos hacia Europa.

Esta es la segunda ocasión en menos de dos meses que se encuentra droga en barcos utilizados para la exportación procedentes de Colombia.

Ya se conocen otros casos donde el ingenio de los narcotraficantes los lleva incluso a transportar la droga en imágenes sacras y hasta en el interior de tiburones congelados.

En tanto, el domingo en Peñas Blancas las autoridades revisaban un autobús que se presume iba cargado de cocaína, sin embargo no se tenía mayor información sobre el mismo porque los policías estaban en el procedimiento de apertura del contenedor.