•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No era la escena de una telenovela, donde el primer actor arriesga su vida para salvar a la actriz principal, pero Mario Javier Barraza Sequeira, quien tenía 20 años de edad, impidió que dos disparos acabaran con la existencia de su mujer.

Barraza murió dos minutos después de llegar al hospital, pues las balas le penetraron el estómago.

Antes de la tragedia, la pareja se dirigió a una farmacia en el barrio Villa Flor Sur, a buscar un analgésico contra un dolor que aquejaba a Barraza.

De acuerdo con la denuncia interpuesta por Claudia Estrada Gutiérrez, testigo del crimen, ellos se dirigían a descansar a su casa ubicada en el tope de Villa Flor Sur, pero se desviaron a la farmacia Sinaí, por el dolor que sentía Barraza.

“Estábamos pagando los 40 córdobas del gel, cuando un sujeto entró con un arma en la mano y apuntó a la cajera para que le entregara el dinero y los celulares. A nosotros nos pidió que le entregáramos la mochila que llevaba Mario en la espalda”, relató Estrada Gutiérrez a las autoridades policiales.

Mochila contenía ropa y celular

Ante esa exigencia, según la denuncia, Barraza reaccionó lanzando una “patada” a la mano del ladrón, pero el que cayó al piso junto al arma fue él, en ese momento el asaltante recogió la pistola y apuntó a Estrada Gutiérrez.

“Mario se levantó del piso y puso su cuerpo delante de su cónyuge que era amenazada, acto seguido el sujeto desconocido detonó repetidamente el arma. Los dos proyectiles impactaron en el lado izquierdo del estómago de la víctima”, señala el informe policial del caso.

Una de las balas tuvo orificio de salida, mientras la otra quedó alojada en el cuerpo de la víctima, por lo que fue trasladado de emergencia al Hospital “Manolo Morales”, donde falleció a los dos minutos de haber ingresado.

La Unidad de Detectives del Distrito Siete de Policía está investigando el crimen, para dar con el autor, quien actuó junto a otra persona utilizando una motocicleta para huir después del atraco.

Según Estrada, la mochila robada únicamente contenía prendas de vestir, un celular y el cargador del mismo.

Los restos mortales de Barraza descansarán en el cementerio de Malacatoya, de donde era oriundo, según dijo la compañera de la víctima, quien queda viuda y embarazada.

El crimen ocurrió a las nueve de la noche del lunes, en Villa Flor Sur.