•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de Diario Extra

Ajusticiado de nueve balazos, 6 en el pecho y 3 en la parte izquierda del cuello, fue encontrado el domingo en la madrugada Geovanny Cuadra Martínez, de 25 años y origen nicaragüense, en la calle El Gallito, en Barra de Heredia, dos kilómetros al norte de Las Chorreras.

Gerardo Núñez, jefe policial de la zona explicó que la alerta ingresó a las 12:20 a.m., de este domingo, cuando los vecinos escucharon detonaciones en los alrededores, por lo que llamaron al 9-1-1.

De inmediato despacharon una unidad a rastrear de qué se trataba. Peinaron la zona, pero como los oficiales no son nativos del lugar no conocen bien, ya que es un lugar muy extenso, solitario y con poca visibilidad, por lo que se les dificultó el trabajo.

No obstante a las 4:20 a.m., encontraron el cuerpo de un hombre de piel morena, quien estaba boca abajo, sin vida, con un semblante de estar muy asustado.

A corta distancia

Tenía 9 balazos disparados a corta distancia con un arma 9 milímetros y se nota que lo ejecutaron en ese lugar a la orilla del la calle El Gallito, un lugar solitario, oscuro.

Los casquillos, quedaron a la par del cuerpo, los asesinos lo llevaron al lugar y allí le quitaron la vida, fríamente, amparados en la oscuridad de la noche, ya que el lugar se presta para asegurar la impunidad.

El extranjero quedó boca arriba. No tenía señales visibles de tortura, ni de golpes. Era moreno, con pelo negro lacio, delgado, bien cuidado y excelentemente vestido. Tenía muy buen gusto para la ropa, usaba camiseta blanca y pantalón de armi beige de marca Quiksilver y tenis blancos marca Nike.

De inmediato fue cerrado el perímetro para conservar las evidencias que permitan armar el caso e identificar a los asesinos.

Cuando los agentes del Organismo de Investigación Judicial, OIJ, llegaron al sitio, corroboraron que se trataba del cuerpo de un hombre sin vida.

La víctima tenía tres tatuajes, uno de ellos cerca del ombligo, con el nombre de Geovany, otros dos en la espalda con los nombres de Derek y Vanessa, lo que permitió su identificación.

Con sus 3 amores en la billetera

En la billetera color café el hombre no andaba identificación, solo la fotografía de un niño y una tarjeta de débito del Banco Nacional, pero no a su nombre sino de su esposa. Se presume que era un ferviente liguista por cuanto la tarjeta de débito es de las alusivas a la Liga Deportiva Alajuelense.

El patólogo y forenses se presentaron al lugar y levantaron las evidencias e indicios en procura de resolver el horrendo crimen, el cual podría tratarse de un ajuste de cuentas, deuda por narcotráfico o guerra de pandillas.

El cuerpo del hombre fue trasladado al Complejo de Ciencias Forenses del Poder Judicial en San Joaquín de Flores, Heredia para la autopsia respectiva que aportará datos importantes sobre la forma y hora de muerte.

Los vecinos de la humilde comunidad donde ocurrió el crimen se mostraron ayer muy preocupados por lo sucedido, porque debido a la poca presencia policial, han venido aumentando en la zona los robos y violaciones.