•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Honores póstumos le rindieron al subinspector de la Policía Nacional del departamento de Carazo, Santos Margarito Osorio Vásquez, por cuyo crimen hay dos personas detenidas.

Juan Ismael Gaitán, segundo jefe de Seguridad Pública de la Policía de Carazo, dijo que todavía están investigando el caso.

“Ya tenemos a dos sospechosos, pero estamos en la valoración de la escena del crimen, estamos trabajando en conjunto con la Policía de Managua, y se continúa buscando el arma de reglamento que Osorio portaba”.

“Este deceso lo estamos sintiendo mucho, porque él prestó un excelente servicio a la comunidad. La Policía es una institución seria en Nicaragua que tendrá que aclarar con sus investigaciones sobre la muerte del policía, porque es una institución seria, yo no había sabido en Dolores de una muerte tan violenta”, dijo por su parte el padre Neguib Eslaquit, párroco de la ciudad de Dolores.

La población de Dolores, Carazo, se encuentra alarmada por la forma como fue asesinado el policía el pasado sábado, cuando le propinaron un impacto de bala en la cara, que le destrozó la nariz y la boca.

No tenía enemigos

“Mi hermano no tenía enemigos, él nunca nos comento si tenía problemas con alguna persona, porque la ciudadanía lo apreciaba por el servicio que le daba a la población. Según las investigaciones, a Santos lo asesinaron por traer a una joven en la moto. Nosotros solo la conocemos como Karla”, expresó Marcos Calero Vásquez, hermano de la víctima.

Rosa Felicia Velásquez reiteró que su hijo no tenía enemigos ni enemistades con nadie, “y por eso nosotros nos preguntamos a cada momento por qué lo mataron”.

“Al parecer, los asesinos utilizaron su pistola de reglamento para quitarle la vida, porque todas sus pertenencias: la billetera, el celular, la moto y el casco estaban en su lugar. Pedimos justicia”, agregó Marcos Calero.

Por su parte, la comisionada Janeth Cano, jefa de la Dirección de Tránsito de la Policía de Carazo, comentó que “Santos se ganó el respeto de todos, ya que siempre estuvo trabajando mano a mano con todos. Era un compañero muy comunicativo, humilde, con principios revolucionarios, con gran vocación de servicio que no tenía horario de trabajo. Es una gran pérdida para la institución”.

Población pide más vigilancia

“Este hecho ocurrido en nuestro municipio nos preocupa, porque si los delincuentes mataron a un policía, ¿qué podrá pasar con la población? Es necesario que la comisionada Aminta Granera visite el departamento de Carazo y vea lo que está pasando en varios municipios”, declaró María Mendieta Palacios, pobladora del barrio El Panamá.

El licenciado Carlos Peña, miembro del comité de líderes comunitarios del departamento, comentó que es lamentable que un miembro de la Policía muera trágicamente, y hasta ahora ninguna autoridad superior se ha pronunciado.

“¿Qué podemos esperar con ejemplos como estos?, se preguntó, al tiempo que señaló que la población caraceña puede ser víctima de los malandrines.