•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“No puedo quedar preso, señor juez, yo soy el único sustento de mi familia. Sin mí, ¿quién les va a dar de comer?”, manifestó Jonathan Rolando Arróliga Mayorga, de 24 años, al judicial suplente del Juzgado Noveno Penal de Audiencia, José Vicente Rodríguez, quien le decretó la prisión preventiva.

Arróliga, conocido como “Cara de Gato”, fue acusado por la Fiscalía por la supuesta autoría de robo agravado en perjuicio Cristian Pérez Saravia, de 29 años, a quien aparentemente despojó de una cámara digital fotográfica valorada en C$4,000.

“El acusado junto a otro sujeto de identidad desconocida interceptó a la víctima en una de las calles del barrio ‘Camilo Chamorro’, y con un cuchillo de once pulgadas de largo lo intimidó para despojarlo de la cámara. En el forcejeo Pérez cayó al suelo y Arróliga aprovechó para colocarle el arma blanca en el cuello”, manifestó la fiscal Blanca Rosa Calero en la audiencia inicial.

El robo ocurrió el 11 de agosto a las 10:40 pm, cuando Pérez se dirigía a su vivienda.

El juez programó el juicio oral y público para el 20 de septiembre, y pese a las súplicas del acusado le mantuvo la prisión preventiva.

“Nosotros no fuimos"

Por otra parte, en el Distrito Tres de Policía están detenidos Carlos Alberto Baltodano, de 35 años, y David Antonio Rayo, de 32, porque los denunciaron por despojar a dos jóvenes de sus teléfonos celulares.

Según la denuncia que interpuso Julio César Quezada, de 19 años, iba en compañía de su primo David González, de 17, cuando los sospechosos, que viajaban en una moto roja, les interceptaron el paso en la bajada que hay cerca de la entrada principal de la comarca de Monte Tabor, en Carretera Sur.

“El pasajero de la moto se bajó, y con una arma de fuego nos exigió que le entregáramos los teléfonos celulares, de lo contrario nos mataban. Luego se dieron a la fuga. Solicitamos ayuda a un patrulla que andaba en la zona, y les dieron persecución, logrando recuperar nuestras pertenencias”, manifestó la víctima en su denuncia.

“Nada qué ver, yo venía de traer a mi primo de su trabajo. A nosotros no nos han encontrado nada, eran nuestros celulares lo que nos quitaron, ambos somos camioneros y trabajamos para una empresa de importaciones, no somos los que les robaron”, alegó David Rayo.