•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

Un desalmado que aceptó ante el Tribunal Penal de Pavas-Hatillo haber propinado una golpiza a una bebé de siete meses deberá pasar los próximos 15 años en prisión.

Se trata de un nicaragüense de apellido Cárdenas, quien había sido detenido por este delito junto con su pareja de la misma nacionalidad, de apellidos Salgado Duarte y madre de la menor afectada, acusados por tentativa de delito calificado por la agresión a la menor.

En una audiencia preliminar llevada a cabo este año, ambos imputados solicitaron la aplicación de un procedimiento abreviado, aceptando de esta forma los hechos por los cuales se les venía investigando en la causa judicial, así lo dio a conocer la oficina de Prensa de la Corte.

Según la acusación, los hechos ocurrieron entre agosto y noviembre de 2010, cuando la pareja nicaragüense convivía junto con varios menores, todos hijos solamente de la imputada, entre ellos la niña víctima del maltrato. Vivían en una casa ubicada en un precario de Lomas del Río en Pavas.

Al parecer, el nicaragüense aprovechando la condición de padrastro de los menores y de la niña, agredió en reiteradas oportunidades a la menor de edad, quien en esos momentos contaba con tan solo siete meses de edad.

Acción inhumana

En la audiencia privada, Cárdenas aceptó que las agresiones consistieron desde taparle la boca a la menor cuando lloraba, hasta lanzarla y sacudirla en el aire. Además, fue golpeada en la cara, espalda, cabeza y resto del cuerpo.

La imputación de la madre de la niñita se debe a que supuestamente todas estas acciones realizadas por el padrastro de la pequeña víctima, eran presenciadas por su mamá, quien omitió su deber de madre y garante de la vida y la integridad de la bebé y no ejerció ningún tipo de acción efectiva, para evitar las reiteradas agresiones a las cuales estaba siendo sometida la pequeña. Por ello, el Tribunal decidió imponerle 14 años de prisión a la mujer.