• Costa Rica |
  • |
  • |
  • Tomado de Diario Extra

Ni tiempo para soltar los perros tuvo el guarda de seguridad nicaragüense, Armando Rivera Salazar, de 52 años, cuando fue atacado por un grupo de hombres que le dieron muerte en la Universidad La Salle, en Sabana Sur, San José, Costa Rica.

Amarrado a un poste, maniatado, con golpes en la cabeza y un posible disparo en la espalda fue como una conserje y otro de sus compañeros hallaron su cadáver, en medio de uno de los pasillos del centro educativo, afirmaron las autoridades.

De acuerdo con la versión de la Policía Judicial, la víctima, quien también era atleta y de nacionalidad nicaragüense, tenía más de 24 años en laborar para la institución privada. Su horario comenzaba desde las 10 pm, hasta las 6 am y como de costumbre las noches las pasaba acompañado de dos perros raza pastor alemán, explicaron las autoridades. No obstante esta vez ninguno de los animales estuvo junto al afectado.

Los agentes presumen que “Mencho”, como le decían de cariño, fue agredido apenas ingresó a laborar. Solo las paredes son testigos mudos de lo que ocurrió durante la jornada de Rivera, porque pasaron alrededor de ocho horas hasta que el otro oficial de seguridad junto a la conserje llegaron para hacer el cambio de turno y se encontraron con la trágica escena.

“Mencho” estaba boca abajo, en medio de un charco de sangre, las manos sujetadas con tiras plásticas y las piernas amarradas a un poste de perlín.

Cristhoper Calderón, paramédico, explicó que a simple vista no se le notaban heridas visibles. “Al llegar no tenía signos vitales, se prefirió no tocarlo para no alterar la escena”, dijo.

Registraron oficina de vicerrector

Eliécer Elizondo, oficial de la Fuerza Pública, señaló que custodiaron la escena mientras personeros de la Sección de Inspecciones Oculares y Recolección de indicios recopilaban las primeras evidencias.

Preliminarmente las autoridades manejan que solo la oficina del vicerrector de apellido Canales y un aula de cómputo fueron registradas, ya que había documentos desordenados, pero esta versión apenas está siendo investigada.

El hermano Felipe, rector de la universidad, dijo que Rivera nunca antes había tenido problemas en la sede. “Era un excelente trabajador y muy responsable, no escuché que tuviera problemas o amenazas de alguien”, acotó.

Antonia Gómez, compañera y amiga desde hace 17 años de la víctima, indicó estar preocupada ante la situación. “Siempre fue especial con todos, nunca tenía un “no” como respuesta, era atento y siempre lo recibía a uno con una sonrisa en el rostro, esto realmente nos asusta, porque no sabemos cuál fue el motivo del crimen”, señaló.

Asimismo, José Orozco reconoció que “Mencho” era una persona servicial. “Para nada se le vio envuelto en problemas, era buen consejero y siempre estaba pendiente del bienestar de sus compañeros de labores.

El occiso era vecino de Higuito, Desamparados y deja tres hijos. Su cuerpo fue llevado al Complejo de Ciencias Forenses.

Lo sepultarán en Nicaragua

“Recibí una infausta noticia en la que se anunciaba la muerte de don Armando, uno de los atletas más viejos y experimentados del equipo al cual dirigí por espacio de ocho años. Acabaron con la vida y sueños de una persona luchadora, deportista, padre e hijo ejemplar”, refirió Sergio Molina, entrenador de Rivera.

Agregó que en el mundo del atletismo también se le conocía como “Paisa” o Keniano”. Indicó que quiere justicia por la vida de uno de sus mejores amigos.

Lisseth Robles, hija del afectado, anunció que su padre será sepultado en Nandaime, Granada.

“El pasado 15 de agosto cumplió años y por cosas de la vida dijo que el día que falleciera deseaba ser sepultado en su tierra natal, así lo haremos. Aún no sabemos qué sucedió realmente, no obstante confiamos en que habrá justicia y que pronto se determinarán las causas de esta injusticia”, externó.

Recordó que su padre tenía más de 27 años de estar en suelo costarricense y que anteriormente se destacaba como profesor de educación Física. “Era estricto y no se dejaba de nadie, pero nunca se le vio en rencillas, actualmente deseamos paz, porque sabemos que a pesar de la injusticia que hicieron, él gozará de un lugar mejor”, concluyó.