• Esteli, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin el más mínimo asomo de arrepentimiento, ayer por la madrugada José Andrés Casco Hurtado o Kéliwin Casco Carey escuchó el veredicto de culpabilidad emitido por los miembros de un Tribunal de Jurados en su contra.

Casco, conocido por lo que hizo como “Chacal”, fue inculpado por triple asesinato y secuestro simple en perjuicio de Vidal Carrasco Moreno y su mujer, Zayda Yadira Larios, y dos menores hijas de esta, una de las cuales, Deyra Sugey Larios, fue asesinada.

La jueza de Distrito Penal de Juicio de Estelí, Elizabeth Corea, calificó el delito como asesinato, porque hubo premeditación, alevosía y enseñamiento, porque las víctimas estaban indefensas y fueron golpeadas y baleadas.

El crimen ocurrió el 11 de junio en San Francisco, La Danta, en el municipio esteliano de Pueblo Nuevo.

El fiscal auxiliar Arsenio Medina, junto con el litigante privado Alexis Aguilar, solicitaron a la jueza Corea que castigue al acusado con la pena de 30 años de prisión por los asesinatos de Moreno y de Deyra Sugey Larios.

Por el crimen de Zayda Yadira Larios los acusadores pidieron a la judicial 20 años de cárcel, y por lo que hace al delito de secuestro simple en perjuicio de la menor de seis años, demandaron privación de libertad y 300 días multa.

Nunca pagará el daño

El hijo de Vidal Carrasco, José Alfredo Carrasco, dijo que está consciente que el acusado será condenado únicamente a treinta años de encierro, aunque pidan más de 50, porque la Constitución de la República así lo establece.

En tanto que Marisela Larios, hermana de Zayda Yadira Larios, expresó que nada ni nadie podrá devolverle la vida a sus parientes, por lo que ninguna pena hará que el criminal pague todo el daño que cometió.

Por su parte Isabel Zamora, dirigente de la Fundación entre Mujeres, pidió 30 años de cárcel para el acusado, porque hace algunos años intentó matar a su tía.

Casco Hurtado también purgó cinco años de cárcel en el 200, porque baleó, con una pistola robada, al ingeniero Víctor Manuel Cerrato y a su esposa, cuando se movilizaban en motocicleta por la carretera que conduce de Estelí a la zona de Miraflor.

Casco Hurtado cambió de identidad en el año 2000, supuestamente para despistar a las autoridades.

Pide corta pena

Pese a todo, la litigante Violeta Gutiérrez, defensora privada de José Andrés Casco Hurtado, solicitó a la jueza Corea que le imponga al reo 20 años de cárcel por todos los delitos que cometió.

La judicial programó la audiencia especial de lectura de sentencia para el 13 de septiembre a las diez de la mañana.

Juanita Villarreina, vicecoordinadora de la Fundación Entre Mujeres, que aglutina a féminas productoras de la región segoviana y de la cual era miembro Zayda Yadira Larios, calificó de valiente la decisión de los miembros del Tribunal de Jurado que estuvo integrado por una mujer y cuatro varones.