•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos robos ocurridos en distintas fechas y lugares indican que la delincuencia está golpeando el negocio del placer, porque los “tórtolos” que salían de un motel capitalino eran asaltados, y en otro punto, un hombre que buscaba placer con dos mujeres, fue atracado.

Por el primer caso, dos jóvenes están detenidos en el Distrito IV de Policía. Estos son señalados de asaltar a las parejas de “tortolitos” que salían de un hospedaje en el barrio El Edén, cerca del Mercado Periférico, en Managua.

Silver Stalin Zamora Álvarez y José Alexander Lezama Vargas, ambos de 19 años, son los dos detenidos, quienes enfrentarán proceso judicial por el delito de posesión ilegal de armas, debido a que la Policía les encontró una pistola calibre 9 milímetros en su poder.

“Los jóvenes fueron capturados la madrugada de hoy (ayer), cuando transitaban en la vía, las personas del lugar los señalaron de cometer varios asaltos en las afueras del hospedaje, con un arma niquelada que estaba circulada por el Distrito VI de Policía. Recientemente una joven fue su víctima, pero no quiso interponer denuncia”, dijo el capitán Fabricio Muñoz, vocero de la Cuarta Delegación policial.

“A nosotros no nos han ocupado nada, íbamos a tomar un taxi, acabábamos de salir de una fiesta cuando fuimos detenidos. Yo estoy recién operado de la cabeza, ni correr puedo, ¿cómo voy a andar asaltando?”, alegó Lezama, mientras Zamora lo secundaba.

Dormía a sus clientes

Por otro lado, en el Distrito Uno de Policía está detenida Massiel García López, de 25 años, quien supuestamente durmió a un cliente y le hurtó un arma Glock 9 milímetros y dinero en efectivo.

La denuncia la interpuso un varón de apellidos Cárdenas Chavarría, de 43 años, a quien una mujer embarazada le ofreció “caricias” en los semáforos que están cerca de un casino, en la Carretera a Masaya, pero él no aceptó.

“La mujer insistió y le dije que no, luego me dijo que la invitara a una cerveza, por lo que abordamos el vehículo, ella y una su amiga entramos a un supermercado a comprar las cervezas, luego, en el camino, me bajé a orinar y ahí las mujeres aprovecharon para echarme algo en la bebida, porque cuando desperté ya no encontré mis pertenencias”, dijo el afectado.

La víctima fue despojado de US$1,600 y C$1,600 en efectivo, de un arma y un teléfono celular, informó la oficial Katherine Jarquín, de la oficina de Información y Análisis del Distrito Uno de Policía.

“Yo no me he robado nada, a mí me están confundiendo, nada tengo que ver en ese caso”, dijo García.