• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Gilberto Andrés Gutiérrez Pavón, padre del bebé de ocho meses que falleció hace más de un mes en Ciudad Sandino, tras ser golpeado contra un poste, pidió por medio de su abogada que un forense lo valore, porque aparentemente padece de una enfermedad mental, lo que deberá ser corroborado por el Instituto de Medicina Legal.

Por su parte Melania Reyes, abuela del niño y madre de la mamá del pequeño fallecido, Virginia de los Ángeles Reyes, dijo que espera se haga justicia. “Si es posible que lo maten, pero que ese hombre no quede libre bajo ninguna circunstancia, porque fue a un niño indefenso al que mató, y lucharemos por todos los medios para que este caso no quede impune”, apuntó.

Carla Andino dijo que su defendido no puede ser culpable de la muerte del bebé, porque no se hubiese quedado tranquilo en su casa, donde lo halló la Policía, sino que hubiese huido.

Según el dictamen que la Fiscalía ofreció como elemento de convicción para acusar a Gutiérrez de parricidio, el bebé presentaba traumas antiguos y recientes en todo el cráneo, además tenía huellas del síndrome del niño maltratado “y era evidente la desnutrición severa en que estaba”.

Lo torturaba

Según los testigos con los que la Fiscalía cuenta, Gutiérrez siempre maltrataba al menor y no le daba de comer, además ya lo habían visto cubriéndole la boca y la nariz para luego introducirle la cabeza dentro de la pila del lavandero, para que dejara de llorar cuando tenía hambre.

La fiscal Martha Carolina Cruz solicitó la prisión preventiva para Gutiérrez, para evitar que intimide a los testigos y a su expareja.

La jueza Penal de Audiencias de Ciudad Sandino, Karen López, mandó a prisión al acusado, ordenó que sea revisado por un forense y programó la audiencia inicial para el 18 de septiembre.