•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un momento de descuido por las ocupaciones diarias, hace que hoy los familiares de una niña de apenas cinco años, lamenten que la pequeña se ahogara en una piscina, en el residencial “Planetario”, de la comarca Chiquilistagua.

El hecho que enlutó a una humilde familia que trabaja cuidando una vivienda en dicho residencial, ocurrió cuando a eso de las 10:30 de la mañana del sábado, la niña Maykeling Corea Gaitán, quien padecía problemas psicomotores, aprovechó el descuido de su mamá, Eulalia de Lourdes Gaitán Hernández, de 42 años, y de una de sus hermanas, para ir a bañarse a la piscina de una casa vecina, propiedad del señor Camilo Talavera.

“Yo estaba tendiendo una ropa y mi otra hija se estaba bañando, cuando vimos que estaba abierto el portón (de la casa). Corrimos por las calles y les preguntamos a los vigilantes si la habían visto, pero nos dijeron que no, entonces se me ocurrió buscarla en la casa vecina. Cuando llegamos ya la niña estaba flotando en la piscina”, relató doña Eulalia.

Libre acceso a la piscina

La mamá de la víctima dijo que, en otras ocasiones, su hija ya había ido a bañarse a la piscina, y pudo entrar porque en dicha vivienda no hay un portón que impida el ingreso. Señaló que al momento que la pequeña ingresó no había nadie en la casa.

Camilo Talavera explicó que a las 9:00 de la mañana de ese día salió de su casa y se dirigió a dejar a su esposa a la terminal de buses de “El Mayoreo”, pero regresó cuando un amigo le avisó que una niña se había ahogado en su piscina. “¿Quiénes son los responsables de esa niña? ¿Cómo apareció esa niña ahogada aquí en mi casa? Esas son las preguntas que me hago. Se la pudieron haber raptado, le hubiera pasado un carro encima y ya se acabó”, reflexionó Talavera.

Miembros de la Cruz Roja se presentaron al lugar, pero ya era demasiado tarde, mientras tanto los oficiales del Distrito Tres de Policía llegaron a realizar las investigaciones correspondientes.

La niña era la menor de siete hijos de doña Eulalia, y había nacido en el municipio de Ticuantepe, donde ayer fue enterrada.