•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El menor de ocho meses de edad que falleció a causa de trauma craneoencefálico severo, tras ser golpeado contra un poste de concreto presuntamente por su padre, vivió un calvario en su corta existencia, según se desprende del intercambio de información y pruebas que presentó ayer la Fiscalía a la jueza Karen López, titular del Juzgado Penal de Ciudad Sandino.

“Tenemos el testimonio de una vecina que señala que el acusado, Gilberto Andrés Gutiérrez Pavón, de 23 años, le tapaba la nariz al menor y lo introducía en la pila del lavandero. Ante los llamados de atención de la testigo, el señalado le respondía que lo hacía para que el niño aprendiera a retener la respiración y a nadar”, manifestó la fiscal auxiliar Grethel Fernández, durante su intervención en la audiencia inicial del proceso.

Otro de los testigos clave propuestos por el Ministerio Público, es un niño de ocho años, cuñado de Gutiérrez Pavón, quien observó el momento en que el niño recibió el golpe en la cabeza.

Dictamen lo incrimina

“Con el testimonio del menor de ocho años, quien observó el hecho, demostraremos que el acusado agarró de manera violenta a la víctima, quien no paraba de llorar, y se lo colocó en el hombro, propinándole el golpe en la cabeza contra un pilar de madera de pino que estaba detrás de ellos, lo que le causó la muerte de tipo homicida, según valoración de la forense Sara Mora Grillo”, agregó Fernández.

“Se descarta la versión que el progenitor brindó en su entrevista, porque la autopsia reveló que en el estomagó del menor no había rastro de alimento. Además, el cuerpo de la víctima presentaba el síndrome del niño maltratado y desnutrición severa”, detalla en el conclusivo la forense Mora Grillo.

En su intervención, la madre del menor, Virginia de los Ángeles Reyes Bojorge, de 20 años, quien convivió más de un año con el acusado, pidió nuevamente justicia.

Remitido a juicio

Aunque el abogado defensor José Mojica solicitó que la causa no fuera remitida a juicio oral y público, porque según él, las pruebas son contradictorias y tienen vacíos, la jueza programó para el primero de noviembre la vista pública.

Otra de las peticiones que hizo la defensa fue que le sustituyeran a Gutiérrez Pavón la prisión por otra medida, pero la judicial se la reconfirmó. Además, el abogado solicitó que su cliente sea valorado por un médico psiquiátrico, porque lo que pasó lo ha afectado, porque todo fue accidente.

A pesar de que El Nuevo Diario consultó a Gutiérrez Pavón sobre lo que revelan las pruebas, este no quiso que lo entrevistáramos, sin embargo habló para un medio televisivo ante el cual reiteró que todo se debió a un accidente.