•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Eduardo José Gómez Vallejo, el vendedor de cajetas asesinado y semienterrado por un celular que aparentemente fue empeñado por sus victimarios, recibió en total 31 estocadas en diferentes partes del cuerpo, a manos supuestamente de los hermanos Crístofer de Jesús y Elder Smith Rivera González, de 24 y 20 años, respectivamente, quienes enfrentarán juicio por asesinato y robo.

Las heridas fueron contabilizadas por la médica forense Marisol McCrea, quien es parte de los 14 testigos que ayer la Fiscalía propuso ante la jueza Karen López Fuentes, titular del Juzgado Penal de Audiencias de Ciudad Sandino.

“La víctima fallece por hemorragia masiva provocada por lesiones en órganos importantes de la cavidad abdominal”, detalla el informe de McCrea.

“Las heridas que la víctima tenía en los antebrazos y las manos, fueron de defensa; las lesiones en la espalda fueron causadas por el arrastre que los acusados le hicieron cuando pretendían ocultar el cuerpo”, manifestó la fiscal auxiliar Grethel Fernández.

Durante la exposición de pruebas del Ministerio Público, el acusado Crístofer de Jesús se reía al escuchar los pormenores del crimen ocurrido el dos de septiembre, en Mateare, mientras su hermano permaneció cabizbajo.

Empeñaron celular

Fernández ofreció el recibo que revela que el celular touch que era de Gómez fue empeñado por los acusados en C$810, pese a que la víctima había pagado C$4,200.

Otras de las pruebas ofrecidas por la Fiscalía es un vídeo donde los acusados narran la manera en que dieron muerte a la víctima, cuando la Policía realizó la reconstrucción de la escena del crimen.

A pesar de que los abogados defensores solicitaron que la causa no fuera elevada a juicio, porque según ellos las pruebas tenían contradicciones, la judicial programó la vista pública para el seis de noviembre y les reconfirmó la prisión preventiva.