•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A Freddy Antonio Jara Obando, de 26 años, lo saludaron con un abrazo, lo que nadie esperaba es que el supuesto amigo sacaría un cuchillo para asestarle siete puñaladas en diferentes partes del cuerpo, una de las cuales le perforó un pulmón. El hecho ocurrió la noche del sábado en el barrio “Yuri Ordóñez”, de Tipitapa.

Roberto José Jara Obando, de 33 años, dijo que su hermano estaba en la vivienda, ingiriendo licor con otro hermano. Este se retiró de la casa y la víctima salió a buscar a unos amigos para seguir tomando.

“A media cuadra de la casa se encontró a los amigos, con los que estuvo platicando e ingiriendo licor, luego llegó “El Pipe” acompañado de 15 sujetos, quienes abrazaron y saludaron a todos. Luego empezaron a golpear a mi hermano, y cuando lo tiraron al suelo le dieron las siete estocadas”, dijo Roberto José.

Sin detenidos

“Quiero que la Policía investigue bien este caso, para que dé con el culpable de la muerte de mi hermano, porque no era pleitisto, y era un muchacho trabajador que no se metía con nadie; con todo mundo se llevaba bien, y es injusto que le hayan hecho esa atrocidad”, agregó.

Las autoridades del Distrito Ocho de Policía investigan el homicidio. “La denuncia fue interpuesta por Aarón Obando, de 32 años, aún se desconoce el móvil del crimen, pero se presume que fue por rencillas personales, aunque por el momento no se tiene a nadie detenido”, informó la inspectora Johana Jiménez, jefe de la Secretaría de la Octava delegación policial.

Por su parte, la familia doliente dijo desconocer si Jara tenía rencillas personales con “El Pipe”.

Jara trabajaba en el negocio familiar: una panadería, y dejó en la orfandad a dos niñas de seis y de ocho años.