•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Un ciudadano originario del municipio fronterizo de Somotillo, señalado de participar en un homicidio en 2005 contra una persona, cuya identidad no fue revelada, murió a las once de la noche del lunes último, a consecuencia de afección en los riñones.

Se trata de Elvin Ramón Acuña Pérez, de 25 años, quien habitaba en el Barrio Cristo Rey, de este poblado limítrofe, y había regresado tres días antes de su deceso, presuntamente de Honduras, para visitar a sus familiares.

El comisionado Edwin Lee López, segundo jefe de la Policía de Chinandega, informó a EL NUEVO DIARIO que Acuña Pérez presuntamente había participado en el hecho sangriento.

El oficial aseguró que no había denuncia formal de parte de los familiares de la víctima contra Elvin Ramón, quien no estaba sometido a un proceso real de investigación, insistió el comisionado López.

“Los pobladores de alguna manera lo asociaban al hecho, pero no había un proceso penal incoado en su contra. Llamó la atención que al poco tiempo de aparecer Acuña Pérez por Somotillo falleciera, por lo que comprobamos el motivo de su muerte y vimos que no hubo acción criminal”, indicó el jefe policial.

Balazo en la vena femoral
Por otro lado, el capitán Iván Rodríguez, segundo jefe de la Policía de El Viejo informó que Alberto Parrales, originario de la Colonia Amigos de Holanda, resultó con lesiones graves en la vena femoral al recibir un disparo de parte de un celador de una plantación de plátanos.

El oficial aseguró que el hecho ocurrió al amanecer del domingo último, cuando Parrales junto a otros dos integrantes de la pandilla “Los Pirañas” sustraían plátanos de una hacienda y fueron sorprendidos por el vigilante, que no dudó en accionar la escopeta que tenía asignada.

“Los tres elementos pretendieron enfrentar temerariamente al vigilante, por lo que éste respondió al ataque. Capturamos a Arling Estrada Sánchez, de 19 años, y buscamos al tercer individuo para capturarlo y remitirlo a las autoridades competentes, por el delito de robo simple, tal como lo especifica el nuevo Código Penal”, dijo el oficial.

Alberto Parrales fue remitido al Hospital Escuela “Antonio Lenín Fonseca”, de Managua, y su pronóstico de vida es reservado.