•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ir a quitarse “la goma” con unos amigos y faltar al trabajo, fueron las fatales decisiones que tomó el joven Cristhian José Benavides Torres, de 23 años, quien se lanzó a la poza Los Sábalos, donde se ahogó este lunes.

Los amigos de Benavides no quisieron brindar sus nombres, pero dijeron que ellos estaban tranquilos en la poza, ubicada cerca de la empresa Carnic, bañándose, cuando de repente Benavides decidió nadar de un extremo a otro. Cuando iba por el medio, se hundió y no volvió a salir.

La madre de la víctima, Rosa Tórrez, dijo que su hijo no fue a trabajar porque andaba con resaca y prefirió irse a bañar a la poza Los Sábalos, en compañía de sus amigos.

“Nunca debió tomar esa decisión, si me hubiera hecho caso nada le hubiera pasado, era un buen hijo, seguramente le dio un calambre en el agua y se hundió, porque era buen nadador”, reveló la madre de la víctima.

Deja hija y esposa

Francisco Javier Dávila, miembro del Cuerpo de Bomberos de Nicaragua, recomendó a las personas no entrar al agua cuando estén tomados de licor, porque eso siempre deja lamentables consecuencias. “Al momento del rescate, el cuerpo no estaba atascado con ningún objeto, solo estaba sumergido en lo profundo de la poza”, acotó.

La víctima trabajaba en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, era casado y deja en la orfandad a una niña de dos años.

Habitaba en el barrio Américas I, en Managua. La madre de Benavides no quiso que trasladaran el cuerpo de su hijo al Instituto de Medicina Legal y pidió que fuese llevado a su vivienda, donde lo velaron anoche.